quinteto muerte

Un quinteto imparable: Los salvajes datos de la ‘Death Lineup’ de los Warriors esta temporada

junio 14, 2017

¿Lo compartes?

Explicamos con detalle hace unos meses en qué consistía la ‘Death Lineup’, el formato de la revolución. Un quinteto que contó de inicio con Harrison Barnes y que ha sido perfeccionado después con Kevin Durant. Uno en el que los otros cuatro miembros son de sobra conocidos: Stephen Curry, Klay Thompson, Andre Iguodala y Draymond Green.

Esa apuesta ha sido básica para el dominio de los Golden State Warriors y representa, mejor que ninguna otra, la cima de su baloncesto. Lo mejor con ellos llega cuando ponen en pista esos cinco jugadores. Las sensaciones son hipnóticas, los datos han vuelto a ser asombrosos.

Fase regular

Golden State sólo puso en práctica ese formato en 45 de los partidos de fase regular (ganó 39). La muestra total no fue excesiva pese a haber sido, en total, el segundo quinteto con más minutaje del equipo (224). El éxito de esos cinco jugadores fue rotundo:

  • Su eficiencia ofensiva (puntos anotados cada 100 posesiones) ascendió a 122.4, por encima del mejor ataque de todos los tiempos.
  • Su eficiencia defensiva (puntos recibidos cada 100 posesiones) fue de 98.4, equivalente a la mejor defensa NBA este curso.
  • El ritmo de juego llegó a 107 posesiones (por 48 minutos) y el equipo repartió 2.2 asistencias por cada vez que perdió el balón.

Playoffs

Los Warriors usaron ese formato 32 minutos durante sus tres eliminatorias del Oeste (Portland, Utah y San Antonio). Es decir tampoco llegado ese momento mostraron demasiado su carta maestra. Pese a la poca muestra, los resultados volvieron a ser tremendos:

  • Su eficiencia ofensiva llegó a 133, aún mayor que la vista en fase regular.
  • Su eficiencia defensiva se quedó en 100, igualmente equivalente a la mejor defensa vista en la regular season y también en playoffs.
  • El ritmo seguía siendo infernal, 103 posesiones. Y los datos del ratio asistencias/pérdidas se elevaron a casi lo absurdo: 5.8. Los Warriors sólo perdieron un 4.4% de sus posesiones con ese formato en pista, casi tres veces menos que el mejor dato visto en fase regular.

Finales

Ante los Cavs el formato se explotó algo más. Fueron en total 33 minutos (21 de ellos en los dos últimos partidos de la eliminatoria). Los registros, descorazonadores para el rival:

  • Su eficiencia ofensiva llegó a 142. Pulverizando todas las marcas anteriores.
  • Su eficiencia defensiva se quedó en 96.3, mejor dato que todos los anteriores y de nuevo equivalente a la mejor defensa NBA.
  • El equipo repartió 9.5 asistencias por cada balón perdido. Asombroso. Una cifra que llegó a mejorar en los dos últimos partidos de las Finales, donde con ese formato los Warriors repartieron 13 asistencias en 21 minutos… perdiendo un solo balón.
  • En 33 minutos de juego total, los Warriors le sacaron 26 puntos de ventaja a los Cavs (0.8 por minuto). El equivalente, extendida la marca a un partido completo, sería sacarle 38 puntos al adversario. En este caso los Cavs.

Se trata de un rendimiento global absolutamente imparable en cada contexto diferente en el que se ha empleado el formato. Es el secreto mejor guardado de los Warriors y el gran escollo para cualquier equipo que aspire a derrotarlos. Todo pasa por descifrar el modo de detener ese quinteto ante el que, de momento, no parece existir solución.

Si quieres saber más acerca de ese formato: