NBA

El brutal dato de los Warriors y su quinteto inicial: Así destrozó la ‘Death Lineup’ el partido ante los Pelicans

mayo 7, 2018

¿Lo compartes?

Los Golden State Warriors sumaron una nueva victoria en la serie ante los Pelicans, un triunfo que deja la eliminatoria en un balance de 3-1. Lo hicieron a domicilio, después de haber perdido el tercer partido de la serie, y con una novedad importante: su quinteto inicial.

Tras alternar con Javale McGee y Pachulia en el puesto de 5 (y a Iguodala y Nick Young durante la lesión de Stephen Curry), Steve Kerr hizo una apuesta diferente para este encuentro. Por primera vez desde que Kevin Durant fichó por los Warriors en el verano de 2017, el denominado ‘Death Lineup 2.0’ (Quinteto de la muerte 2.0) fue titular: Curry, Thompson, Iguodala, Durant y Green.

El resultado fue más que interesate, con un nivel altísimo en defensa desde el arranque que se tradujo en una tempranera ventaja para los Warriors, que cerraron el primer cuarto con un 37-22. Yendo más allá y desglosando qué pasó con ese formato en pista, encontramos la clave del encuentro:

Los 18 minutos que los Warriors usaron ese quinteto, aventajaron a los Pelicans en 26 puntos. El parcial fue de 54-28, es decir anotando casi tres puntos por minuto, con 7 triples en ese tramo, 12 asistencias… y una sola pérdida. Una máquina de jugar al baloncesto.

En todos los playoffs, Kerr ha usado este quinteto un total de 33 minutos. Es decir sólo 15 antes del duelo de anoche. En esos minutos, el rating ofensivo es de 125,4 puntos por cada 100 posesiones, pero es el defensivo el que brilla más: 87,7 por cada 100 posesiones, lo que nos deja un net rating de 37,8.

Si filtramos todas las alineaciones de los Warriors que han coincidido al menos 15 minutos en playoffs, esta es la que presenta un mejor net rating con diferencia. A nivel global, es la tercera:

Un quinteto que juega a un ritmo vertiginoso de 112 posesiones, el más alto de toda la liga. Durante la temporada regular, Kerr había usado este quinteto junto un total de 127 minutos (el tercero más usado por los Warriors), con un net rating mucho más discreto: 8,4 puntos por cada 100 posesiones, y un ritmo ‘más lento’, jugando a 107 posesiones por partido.

En playoffs, cuando las cosas se ponen serias, sigue siendo el mejor as en la manga de Kerr. El quinteto más difícil de parar del mundo.