scariolo pau gasol

Scariolo cuenta su visita a Pau Gasol, que le ha dado el OK para el próximo Eurobasket

marzo 11, 2017

¿Lo compartes?

Artículo publicado en FEB.es

En el último día de mi viaje a Estados Unidos he podido asistir a un partidazo entre dos equipos que muy posiblemente estarán en las semifinales de conferencias y que de hecho se jugaban el ‘factor cancha’ en San Antonio.

A lo largo del día he tenido la oportunidad de compartir mucho tiempo con los entrenadores tanto de los Spurs como de los Rockets, y comprobar cómo sus preocupaciones a estas alturas de la temporada son en parte parecidas y en parte diferentes. Parecidas porque la prioridad absoluta es no sobrecargar a los jugadores y no llegar a un punto de riesgo de lesión a causa del volumen de minutos de juego. Prácticamente no entrenan entre partido y partido y cada vez más se apoyan en los datos de los especialistas en la prestación deportiva según parámetros extremadamente precisos, que son los que al final aconsejan a los entrenadores acerca de la utilización de sus jugadores, determinando en buena medida los minutos en juego y las rotaciones.

La situación de ambos equipos es diferente. San Antonio, acostumbrado a ganar o estar en finales de conferencia, con la preocupación de poder limar los últimos detalles que en su opinión le separan de la excelencia que les permita volver a competir por el título NBA. Alguna duda en la dirección, en la titularidad, y en la elección de las rotaciones para poder encontrar siempre equilibrio en cancha entre anotación y fortaleza defensiva. Desde luego, San Antonio da siempre la sensación de ser una franquicia a la vanguardia de prácticamente todo y de respirar esa cultura de la excelencia que le ha llevado a estar, con los de esta temporada, en los 20 últimos playoff consecutivos.

Sin embargo los Rockets están viviendo una situación muy diferente, han superado ya con creces sus expectativas, son uno de los equipos que ha rendido por encima de lo que se esperaba. Y buena parte de culpa las tienen las decisiones de Daryl Morey en los despachos a la hora de configurar la plantilla y de Mike D’Antoni a la hora de ‘obligar’ a James Harden a una actitud muy colaborativa y generadora de oportunidades de anotar para los demás, imponiéndole el rol de base. Los Rockets, por cierto, siempre están a la espera de las decisiones de Sergi Llull, lo tienen muy presente en sus pensamientos…

Ha sido un partidazo. Houston ha dominado hasta el último cuarto con rachas de triples impresionantes y un Harden realmente imparable en la primera parte mientras que San Antonio ha salido en el último cuarto con un Leonard magistral, que ha concentrado en este periodo la mayoría de sus jugadas ofensivas y defensivas de alto nivel, hasta la llegada de la secuencia final del triple que lleva al equipo del +1 al +4 y el tapón a Harden que cierra el partido con su sello. Un paso importante hacia la posible adjudicación del MVP. Seguramente incluirá no sólo a Harden y Leonard sino también a LeBron James y Curry, desde luego en mi opinión Leonard lo puede merecer por su extraordinaria capacidad de ser decisivo no sólo en una parte de la cancha sino en las dos.

Ha sido un bonito día de baloncesto, con el final de una entrañable cena con Pau Gasol, el mejor jugador de la historia de nuestro baloncesto, hablando un poco de todo: de su salud tras la lesión y un periodo muy eficaz de trabajo de reacondicionamiento físico. Se encuentra muy bien de condición física y en su rol en el equipo con la idea que han planteado conjuntamente Pau y el cuerpo técnico de los Spurs de salir del banquillo, de modo que pueda poner al servicio del equipo su capacidad anotadora y su talento ofensivo de una forma más decisiva que cuando estaba en el primer quinteto, en el que la mayoría de las opciones pasaban sistemáticamente por Leonard y Aldridge.

Obviamente hemos hablado de la Selección. Pau está siempre muy atento e interesado en todos los detalles, en la situación de los compañeros, en temas técnicos y tácticos, sobre todo defensivos que son los que más nos preocupan de cara al Eurobasket. E incluso de las nuevas generaciones, de lo que viene detrás y nos llevará a un futuro a medio plazo en el que igual él ya no podrá estar.

Como ya ha comentado públicamente, si la salud lo respeta Pau estará una vez más encantado de responder a la convocatoria de la Selección, y esto hace que completemos el círculo de esta gira de visitas muy productiva, en la que he encontrado prácticamente a todos los jugadores en plena disposición si acaban físicamente bien la temporada. Y mucha ilusión y entusiasmo para volver a juntarse en un grupo que es ya no una Selección sino una familia, una unidad muy compacta y un Equipo en mayúsculas en todos los sentidos más positivos de la palabra.