El partido interminable. Tensión, emoción y… dos campeones en una final

mayo 18, 2015

¿Lo compartes?

Muchas veces nos centramos en los grandes escenarios. Pabellones con gran capacidad, llenos de personas, de buen ambiente, de aficionados. Sea NBA, ACB o la última Final Four que hemos tenido con el Real Madrid ganando la novena.

En ocasiones no es necesario estar en la élite para presenciar un encuentro de emoción, de nervios, de esos en los que te estiras tanto la camiseta que al final del partido te llega a las rodillas.

El encuentro, la historia que os traemos, duró algo más de lo esperado.

Primero, les situamos. Final de la Liga Junior Preferente de Castilla La Mancha en la que se enfrentaban La Solana y el RETAMA Basket Yunquera. Los dos mejores equipos de la temporada.

La palabra final ya es un ingrediente más que añadir a la tensión. Sin embargo, los allí presentes no sabían lo que estaban a punto de ver. Les invitaron a una comida con primer y segundo plato, postre y copa. Lo que no sabían es que, además de eso, hubo barra libre… de baloncesto.

De esa barra libre se aprovechó Alberto Pascual, de Basket Yunquera, que se llevo el trofeo del MPV al mejor jugador del partido, con 49 de valoración tras sumar 41 puntos y 15 rebotes.

“Y el cuarto final fue no apto para cardíacos”, explica en la crónica el Yunquera.  “A falta de 37 segundos Oumar empató el encuentro gracias a un dos más uno, y el entrenador de C.B. La Solana pidió tiempo muerto. La tuvimos. Robamos el balón, pero en la última posesión no conseguimos lanzar a canasta. Prórroga”.

Sí, prórroga. La primera de… ¡tres! El partido interminable. En la segunda iba a tener la opción el Yunquera de nuevo y en el tercer tiempo extra fue La Solana el que se llevó la victoria, el título. Sin embargo, ambos fueron campeones porque brindaron a los allí presentes uno de los mejores partidos del año.

No era NBA, ni ACB, ni la Final de la Euroliga. Era un partido de chavales que hicieron disfrutar y disfrutaron como si de tal evento se tratase. Al final, las gracias eran mutuas. Al final, los dos eran campeones.

A veces no es necesario pagar para ver un emocionante partido de baloncesto…
Ambos equipos sonrieron

 

La estadística final de un histórico partido:

Estadísticas del partido