Amy Stroth for The New York Times

¿Te acuerdas de Manute Bol? Te presentamos a su hijo… que es idéntico a él (Vídeo)

febrero 25, 2015

¿Lo compartes?

Solo hay que verle en una foto para saber de quién es hijo. El físico, las piernas e incluso la cara. Cerca de 40 pares de zapatillas en una casa rodeada de canastas. Tiene 15 años aunque su altura diga lo contrario. Cuestión de genética.

El niño con cuerpo de hombre que ven en las imágenes es Bol Bol, hijo de Manute Bol. Mide 2,08  y juega en la Bishop Miege High School de Kansas City. Y sí, como su padre, también le da al baloncesto con un objetivo claro: “Terminar lo que él no pudo”. Ese él hace referencia a su padre, que falleció en 2010 por problemas renales y por una enfermedad de la piel conocida como síndrome de Stevens-Johnson.

Esta historia, su historia, nos la acerca el New York Times. Es el primer hijo de su segundo matrimonio. Uno de los hijos mayores de Manute, Madut, también practicó este deporte en la Universidad del Sur aunque nunca llegó a ser profesional. El otro, Chris, probó para un equipo de la ABA pero sin duda alguna el más prometedor es Bol Bol, el hijo que le acompañaba en su carrera: “Siempre viajaba mucho y a veces quería ir con él. Me enseñó un montón de cosas cuando era pequeño. Al principio el baloncesto no me gustaba porque mi padre siempre me empujaba a jugar”.

Según el medio estadounidense, el entrenador de Bol, Rick Zych, ha tenido que darle varios toque de atención por su comportamiento. Ya saben, lo típico de su edad. Rebeldía, desconcentración, oponerse a lo establecido. Y es que el hijo de Bol es ya bastante conocido, algo que siendo tan joven no siempre es sencillo de llevar.

“Todo el mundo piensa que probablemente voy a ser el elegido, así que todo está sobre mí”, dice el joven jugador nacido en Sudán.

Un clon de su padre

Amy Stroth for The New York Times

Amy Stroth for The New York Times

“Su conjunto de habilidades, el manejo de la pelota y el tiro es excelente para un niño de su tamaño”, declara Zych, entrenador del equipo con el que ha ganado dos títulos estatales en Bishop Miege. “Ves su tamaño y crees que no será ágil pero es muy talentoso en ese sentido”, declara otro entrenador y añade: “No teníamos ni idea de que él era tan buen tirador. Hay trabajo por hacer, tiene un largo camino por recorrer”.

Un camino que espera que sea como el de su padre, llegando a lo más alto. De momento, como niño que es, se divierte jugando:

Messing around at home 5⃣

Un vídeo publicado por Bol Bol (@bol_bol1) el

Fuente: New York Times

Foto: Amy Stroth, The New York Times