Un base ex madridista, que se sale con el Lucentum, entre las sensaciones del Cto. Junior. Os lo presentamos

mayo 3, 2016

¿Lo compartes?

“Es un base de estilo clásico. Muy generoso y encargado de dirigir al equipo. Cuenta con una notable visión de juego y es un buen pasador. Además, es un gran defensor de jugadores con balón”, así le presentaban desde el Real Madrid hace dos temporadas, cuando le fichaban siendo conscientes de que era uno de los jugadores más talentosos en el puesto de base en el territorio nacional. Miguel Ortín (04/03/1998, Sax, Alicante) estuvo un año jugando con el equipo blanco, compartiendo vestuario con los Luka Doncic, Acoydan McCarthy, Samba Thiago, Felipe Dos Anjos y compañía. Formó parte de aquel equipo que consiguió quedar segundo en el Campeonato de España de la categoría cadete y tras aquella temporada regresó a la que hasta entonces había sido su casa, Alicante.

Y allí sigue creciendo y perfeccionando su juego.

Rápido, versátil, ágil y compensando su falta de centímetros (en torno al 1.80 metros de altura) con mucho talento, desparpajo y buena dirección en el juego. Veníamos avisando de que era uno de los jugadores a seguir y en su paso por Guadalajara no está dejando indiferente a nadie y ha guiado con su rebeldía sobre la pista al Lucentum de Alicante hasta los octavos de final. Se dejó lo mejor para el día clave y se exhibió en la victoria de su equipo frente al Bahía San Agustí que dio el billete a los suyos para estar entre los dieciséis mejores de la categoría. Sumó 30 puntos, 13 rebotes (¡a pesar de ser de los más bajitos del Campeonato!), 5 asistencias y 40 de valoración. Fue el amo y señor del partido desde el primer período, él mandó de los suyos y supo ser el líder que su equipo necesitaba para conseguir este objetivo.

‘Miki’, como es reconocido entre sus amigos, es además historia del Lucentum de Alicante. A su temprana edad (18 años) ya puede presumir de haber tenido sus primeros minutos con el primer equipo de la costa Blanca y el pasado curso cogió el testigo del checo Radovan Kouril y se convertía el jugador más joven en la historia del club alicantino en debutar con el primer equipo al hacerlo con 16 años, 9 meses y 10 días (apunte que recogemos desde Lucentum Blogging). Es la gran promesa de un Lucentum que es, hoy por hoy, uno de los clubes más potentes de las competiciones FEB y que trabaja para regresar lo más pronto posible a la máxima categoría nacional. Es el sueño de una ciudad que -a pesar de la crisis económica que les quitó el baloncesto de mayor nivel- jamás ha perdido su pasión por la pelota naranja.

Además de Ortín, otros jugadores de la cantera del Lucentum han salido a otras canteras ACB para seguir formándose… lo que significa la buena labor que se hace desde las categorías inferiores del club alicantino. Miki volvió tras un gran e inolvidable año para él como madridista, hizo historia al ser el joven más joven en debutar con el primer equipo del Lucentum, ha sido este año el MVP en categoría junior de la Comunidad Valenciana y hoy ha conseguir firmar una actuación demencial que ha válido un billete para octavos del Campeonato.

Y con su innato talento parece obvio que las mejores páginas de su historia en el mundo de la canasta todavía están por escribirse…

Foto portada: Roberto Prada