Hablar de Carlos Calvo es hablar de tres letras: MVP.  Quizás muchos no le conozcan si no siguen el ‘otro baloncesto’.  Juega en el Grupo B de la Liga EBA y esta temporada sigue llevando esas letras en cada partido.  Es de Guadalajara, tiene 22 años y juega de base en el Isover Basket Azuqueca (3 victorias, 2 derrotas). Solo se han disputado 5 partidos (en el último 12 puntos, 3 botes y 9 asistencias) pero ya se ha llevado ese premio, el de mejor jugador, dos veces.

En la primera jornada se fue a los 31 de valoración y en la segunda estos fueron sus números: 25 puntos, con 4 de 4 en triples y 7 de 8 en tiros de campo, 7 de 9 en tiros libres, 3 rebotes, 4 asistencias, 4 balones recuperados y 11 faltas recibidas. Todo ello en 35:04 minutos sobre la pista. Igualó a Chris Matagrano, jugador de La Gallofa & Co., que el pasado curso también se hizo con el MVP en sus dos primeras semanas de competición. Es el mejor asistente del grupo con 6,6 por encuentro y el cuarto mejor valorado con 21 por partido:

sin-titulo

Este año afronta su segunda temporada en el Azuqueca, dando guerra en EBA. La pregunta: ¿No tiene nivel de LEB? Sí, de hecho ha tenido ofertas pero los estudios son su prioridad como nos comenta para Kia en Zona: «Debo respeto a los equipos que se interesaron por mí, al igual que al club del que formo parte, por lo que prefiero no dar nombres, pero sí puedo decir que hubo equipos de LEB plata y algún equipo fuera de España», una declaración que ya hizo hace poco a los compañeros de MueveBasket.

Se levanta, va a la Universidad, donde está cursando 4º de Educación Primaria, algo que para él está por encima del baloncesto, además de la familia y amigos. Tiene claro que vivir hoy en día del baloncesto no es fácil «Evidentemente en España es muy difícil vivir del deporte en general, pero si te comprometes y te esfuerzas al máximo puede llegar la oportunidad». 

Carlos Calvo afronta otra temporada en tierras castellanomanchegas y quiere perseguir ese objetivo del ascenso al que ve «complicadísimo». No piensa en las ofertas que ha rechazado «Es imposible saber qué es lo que sucedería si hubiera tomado otras decisiones, he tomado estas y tengo que ser consecuentes con ellas. Esperemos que todo salga como yo espero y que el futuro me depare buenas oportunidades».

Y esas oportunidades nos trae su historia, la de un gran jugador de EBA que decide apostar por otro camino que muchos no hubieran elegido.

Una historia cada día más normal en este deporte si no te vas a EEUU…

Foto: FEB