Partido de Liga EBA. Encuentro entre Anagan Olivar y el Ibersol Tarragona. Según cuenta en El Heraldo de Aragón, la policía tuvo que intervenir en ese partido.

El origen de todo fue un aficionado, en este caso del equipo visitante. El periódico aragaones asegura que Jaime Pradilla, de 17 años y una de las grandes promesas del baloncesto aragonés, soportó desde el primer minuto la implacable ofensiva verbal del mencionado seguidor catalán, que portaba un megáfono. En ningún momento llegó a los insultos, pero no cesó de molestarle, incluso cuando el partido estaba en juego. «Vas a fallar» o «no la vas a meter» fueron algunas de sus repetidas consignas. Como apunte, no las dirigió a ningún otro jugador de El Olivar, sino exclusivamente a Pradilla. Una ‘táctica’ abiertamente antideportiva, que buscaba desconcentrar al pívot internacional en las categorías inferiores de España.

¿Cuál fue el problema? El padre de Pradilla acudió al aficionado tarraconense para solicitarle que cesara en su actitud. Pero no sirvió de nada y continuó increpando. La madre del jugador también se aproximó con idéntica intención que su marido, pero tampoco fue escuchada y, además, fue empujada y se formó un tumulto. El hermano de Pradilla trató de auxiliarla.

La tensión se disparó y el encuentro tuvo que ser detenido por los árbitros. Además, fue requerida la presencia de tres agentes policiales, que acudieron inmediatamente a las instalaciones de El Olivar para que el duelo se reanudase. La victoria cayó del lado visitante (64-73). Pradilla anotó 18 puntos.

Por suerte, no terminó en nada, pero es triste tener que escribir esto.