Reconocido como uno de los jugadores más prometedores de su generación y señalado como la gran promesa del Valencia Basket. Josep Puerto, alero de 1.99 metros y 17 años, está en dinámica con el filial levantino que compite en liga EBA y hasta la fecha está aprovechando los casi treinta minutos que juega por partido para ser uno de los nombres propios del grupo ‘E’ de la competición amateur. Es, posiblemente, el próximo jugador de la cantera taronja que dé el salto al primer equipo.

«La clave de su buena temporada está en su buen trabajo diario. Josep en el día a día, desde que llegó con nosotros en edad infantil ha demostrado ser un chico muy trabajador, muy centrado y en cada sesión de entrenamiento le vemos muy concentrado bien sea una sesión física, de técnica individual, de equipo… y eso al final se nota en un jugador que está madurado. Está creciendo físicamente y cada vez tiene más experiencia que se traduce en los partidos y poco a poco han venido estas actuaciones suyas. Claro está que esto no significa que vaya a ser la tónica, ni que tenga que ser una obligación para él pero está creciendo día a día y estamos orgullosos de ello», comenta Rubén Burgos, entrenador del filial valencianista.

Sus medias marcan 15,6 puntos (56,5% en tiros de dos y 31.& en triples), 5,4 rebotes, 0,8 asistencias, una recuperación y 14,3 de valoración en 29:26 minutos por partido. Nada mal. Josep Puerto está siendo el jugador más destacado del Valencia Basket ‘B’, algo sorprendente si tenemos en cuenta que también es el más pequeño. De hecho, es el único júnior que está en dinámica con el filial. «Él aquí tiene unos planes especificados, Josep tiene su preparación física personalizada, su trabajo técnico-tráctico individualizado y sus sesiones con el equipo. Hay unos objetivos con él consensuados con la dirección deportiva; queremos que el jugador sea cada día un poquito mejor, ver dónde puede encajar mejor y marcarle unos objetivos individuales. Ahora mismo solamente estamos centrados en su mejora táctica y en técnica individual», explica Rubén Burgos.

«A estas edades es un error marcar techo por arriba o límite por abajo y el ejemplo está en Estados Unidos, donde los jugadores demuestran estar preparados con 22-23 años cuando salen de la universidad. No podemos pensar aquí que estén preparados muy pronto o que ya no sirvan muy pronto, el techo lo irá marcando el propio Josep marcando su trabajo, su evolución diaria e iremos viendo a medio-largo plazo«, recalca Rubén cuando es preguntado por el techo de su ‘jugador franquicia’.

La temporada no ha hecho más que empezar, él todavía es junior y el margen de mejora es amplio… pero su temporada está siendo sorprendente y las sensaciones que está transmitiendo son muy buenas. Valencia Basket lleva dos temporadas sin contar con ningún jugador valenciano en la plantilla y desde la marcha de Larry Abia hace ya tres años que no hay ningún canterano con el primer equipo. ¿Será Josep Puerto el siguiente jugador valenciano en estar en dinámica absoluta con el primer equipo? «Lo deseo, todos deseamos que nuestros jugadores estén preparados para ayudar al primer equipo. Su evolución personal y el de las propias competiciones lo irán marcando. Ahora mismo es imposible cuantificar eso», concluye su entrenador.