El Real Betis Energía Plus ha sido el gran dominador de la LEB Oro y hoy, a falta de cuatro jornadas para el final, ha confirmado su ascenso a la Liga Endesa proclamandose campeón de la categoría. Lo ha hecho ganando fuera de casa al ZTE Canoe en la jornada 30 (66-86), en las que ha sumado un total de 26 victorias que le valen para regresar a la Liga Endesa, de donde descendió la temporada pasada.

Entre los hitos que ha logrado en una temporada histórica está su espectacular vuelta perfecta, en la que ganó de forma consecutiva a los otros 17 equipos, algo que nunca había sucedido en la historia de la competición. Una temporada sensacional adornada con su título en la Copa Princesa ante el Retabet Bilbao Basket y coronada con su ascenso sin sufrimiento a la Liga Endesa.

La plantilla del ascenso

El Betis ha afrontado la temporada con Curro Segura en el banquillo y una dupla de bases española, formada por el experimentado Dani Rodríguez y Lluis Costa, apoyados por otro ex ACB como es el sueco Tobias Borg.

Un juego exterior muy compensado que completaban en los puestos de 2 y 3 el máximo anotador de la LEB la temporada pasada, Johnny Dee, un seguro de vida como es el alero Pablo Almazán y Thomas Bropleh, una de las sensaciones de esta temporada en la categoría.

El rodillo de esta plantilla llegaba con un juego interior interminable, con una extensa batería de pívots que serían titulares en prácticamente todos los equipos de la categoría. Matt Steinbrook, Obi Enechonyia, Rinalds Malmanis, Mamadou Samb, Babatunde Olumuyiwa y Aleksandar Marcius. 6 interiores complementarios que han ofrecido perfiles muy diferentes para los distintos escenarios que se ha ido encontrando el cuerpo técnico.

En definitiva, una plantilla larga, compensada y complementaria en la que el más valorado ha sido Matt Steinbrook, con una media de ‘solo’ 11,9 por encuentro.