En una competición tan usualmente marcada por la igualdad como la LEB Oro el Real Betis Energía Plus está rompiendo el molde. Los de Curro Segura han alcanzado su undécima victoria de la temporada tras superar al Real Canoe y eso que empezaron la temporada con un balance de 1-2. Desde esa derrota el 14 de octubre en Valladolid no han vuelto a perder un encuentro sumando 10 victorias seguidas y 2 meses invictos. Una racha que se puede explicar en cifras.

Durante la racha de victorias el equipo bético ha sorprendido por su reparto ofensivo. En solo dos encuentros de sus 10 victorias uno de sus jugadores alcanzó los 20 puntos anotados (Enechionyia 21 vs Prat y Dee 21 vs Ourense). En los otros 8 partidos ningún jugador superó esa cifra lo que habla de la implicación de todos sus jugadores. Hasta 5 jugadores diferentes han liderado un partido en anotación, otros 5 han liderado en rebotes y 4 en asistencias. Los roles se reparten y todos aportan.

Y ese reparto se nota en el desempeño ofensivo. Solo así se puede explicar el 43.5% en triples con 10.4 anotados por encuentro durante los últimos 2 meses o el 57% en tiros de 2 durante la temporada. El Betis es un rodillo en ataque porque puede hacer daño en todas las posiciones del campo y el acierto exterior está abriendo mayores espacios interiores. Solo Palencia (86.4), segundo en la clasificación, está anotando más puntos que ellos (85.6) pero recibiendo casi 10 puntos más de media. La defensa está marcando la diferencia.

Porque el Real Betis no solo está subiendo su nivel ofensivo a unos baremos de otra categoría: se ha convertido en un rodillo en defensa. En los últimos 5 partidos no ha permitido a ningún equipo superar los 70 puntos anotados y en los dos anteriores permitió 72 a Cáceres y 64 a Bilbao. Hablamos de 66.2 puntos recibidos de media en los últimos 7 partidos y un +25.4 de balance en las últimas 5 jornadas. Son datos simplemente aplastantes que ilusionan a la afición sevillana. ¿Cuánto durará la racha?

FOTO: FEB