Antes de llegar a ser una gran estrella de la NBA, la mayoría de jugadores no americanos tienen que hacerse un nombre fuera de Estados Unidos. El camino instituto-universidad-NBA estuvo cerrado para los extranjeros durante mucho tiempo, una barrera que hoy en día está más que derribada. Es el caso por ejemplo de Manu Ginóbili. El argentino se había formado en Argentina y con 14 años ya daba muestras de su calidad, pero quería dar el salto a Europa para que su carrera siguiese evolucionando. Un destino que casi le termina llevando a jugar en Cáceres.

Lo contaba Javier Ortiz en El Periódico de Extremadura. Durante el verano del 95, teniendo Manu 17 años, Ginóbili fue ofrecido por su entonces entrenador Oscar ‘huevo’ Sánchez al entrenador del Cáceres Manolo Flores. “Me llamó y me dijo que tenía a un jugador increíblemente bueno y muy joven que quería dar el salto”.

El acuerdo nunca se cerraría a pesar de que si existía un acuerdo económico y Ginóbili terminaría marchándose a Italia. Allí se convertiría en campeón de Europa con la Virtus previo paso por el Reggio Calabria y terminaría dando el salto a la NBA.

“Con el tiempo lo piensas y fue una lástima, pero en este mundillo a veces pasan cosas así” decía Manolo Flores. ¿Habría cambiado la carrera de Ginóbili de haber jugado en España?