Este fin de semana se disputa la Final Four de la LEB Oro, que vuelve a un atractivo formato en el que cuatro equipos se jugarán la última plaza de ascenso a la Liga Endesa. Un formato muy interesante para el público, pero muy complicado para los entrenadores, que en un fin de semana, con apenas 24 horas entre partidos, se juegan un premio muy jugoso, como es la posibilidad de ascender a la máxima categoría del baloncesto español.

RETAbet Bilbao Basket, Ciudad Autónoma de Melilla, Iberojet Palma y Rio Ourense Termal son los cuatro equipos que se medirán sábado y domingo en Miribilla. Cuatro equipos con peculiaridades entre los que los gallegos se presentan como el gran ‘outsider’ de esta Final Four. Un equipo con el que muy pocos contaban a estas alturas de la competición, pero que se ha plantado en la cita después de ganar 3-0 (único equipo que lo ha hecho) al Oviedo con el factor cancha en contra. Pero su gran desafío no ha terminado: el sábado les espera el Iberojet Palma, contra el que han perdido los dos partidos en liga regular, en un Miribilla abarrotado con 10.000 espectadores.

A los mandos de este ‘tapado’ gallego está Gonzalo García de Vitoria, un entrenador bilbaíno que ya es uno de los históricos de esta competición pese a tener 48 años. Un técnico que ha sabido sacar la mejor versión del equipo con menos presupuesto de los cuatro que competirán en la cita de Bilbao, su casa. Una cita muy difícil de pronósticar para la que García de Vitoria ha compartido algunas claves en las horas previas, en una interesante entrevista publicada en Deia.

“Quitando lo táctico, que es muy importante, lo emocional es clave. Todos sabemos que no hay margen de error, que un día malo te manda para casa. Hay que gestionar los momentos malos, saber entenderlos y que no se alarguen demasiado ni se queden en tu cabeza”, explica.

Su Rio Ourense Termal acabó la liga regular en séptima posición, con 20 victorias y 14 derrotas. Un resultado por encima de lo esperado para un equipo con un presupuesto discreto, que se ha apoyado en jugadores que conocían bien la categoría como Alfredo Ott o Sergio Rodríguez, y en talentos que han ido evolucionando como Davis Rozitis, Pepo Vidal o Earl Watson. Y en la anotación, liderados por el venezolano Jhornan Zamora, con casi 15 puntos por encuentro.

“Estamos en una fiesta a la que no estábamos invitados, vamos vestidos de casual donde otros van con trajes de diseño. Por eso, vamos a intentar disfrutar y competir al máximo”, analiza el ‘coach’. Un gran desafío que puede tener su culminación en este intenso fin de semana, en el que estarán acompañados por unos 500 aficionados desplazados desde Ourense hacia tierras vascas.

Foto: Carlos Domarco / COB