Natural de Tàrrega (Lleida), Pierre Oriola es un pívot de 208cm y 21 años con un futuro, cuanto menos, prometedor. No obstante, su trayectoria ha sido de todo menos habitual. Pese a estar considerado como una de las mayores promesas del baloncesto catalán nacidas en el año 1992, no se ha formado ni en la ‘Penya’ ni en ‘Can Barça’, por lo que podríamos catalogar de enorme su crecimiento año tras año en equipos ‘más modestos’. Empezó jugando en su localidad con el Club Natació Tàrrega para más tarde fichar por el Força Lleida, aunque sus actuaciones sirvieron para que el Bàsquet Manresa se fijase en él y lo fichase.

Siendo júnior y con todavía 17 años debuta en la Liga Endesa con el equipo del Bages. Fue en día de derbi catalán ante el FIATC Joventut cuando Jaume Ponsarsnau sacó a la ‘perla’ del Nou Congost a pista durante 6 segundos, tiempo insuficiente para hacer nada. La siguiente temporada, alternó el primer equipo del Bàsquet Manresa con el Sant Nicolau (vinculado) de liga EBA. En ACB no le llegan oportunidades, mientras que en el Sant Nicolau no tardó en demostrar de lo que era capaz. Así pues, Bàsquet Manresa decidió al año siguiente ceder al jugador al Força Lleida, donde le ofrecían la posibilidad de continuar con su progresión compitiendo en una liga exigente como la Adecco Oro.

Era su último año de contrato con la Bruixa d’Or Manresa, por lo que Oriola era consciente de que sí quería tener su hueco en la Liga Endesa la siguiente temporada debería aprovechar una oportunidad única que le había ofrecido el Força Lleida, entidad que conocía después de haber jugado en ella su primer año en la categoría júnior (U-18). Su temporada por el Barris Nord no fue de sobresaliente, pero sí buena. Bastante buena, de hecho. Disputando una media de 22:39 minutos por encuentro, Pierre se marchó a unos promedios de 8’5 puntos (55’4% en tiros de campo), 5’2 rebotes y 9 de valoración. Esos números invitaban a pensar en que la Bruixa d’Or Manresa renovaría su contrato.

Pero  no fue así. El conjunto del Bages prefirió renovar al interior norteamericano de 35 años Josh Asselin antes que en apostar por Pierre Oriola, quien tras quedar desvinculado del equipo manresano era consciente de que su sitio en la Liga Endesa habría que esperar. No se vino abajo, fichó por el LOBE Huesca y los números le han dado la razón, uno de los mejores interiores de la liga Adecco Oro y jugador revelación (sin duda) en la presente temporada.

15’7 puntos (57’7% en tiros de dos), 6’6 rebotes, 0’7 asistencias, 4’1 faltas recibidas y 16’2 de valoración por encuentro en 29:41 minutos. Rozando la perfección y situándose en lo más alto en el apartado anotador de la categoría. Oriola de 21 años llama a la puerta de la ACB con exhibiciones constantes en la división de plata del baloncesto español.

Foto: Ginés&Enjuanes / Federación Española de Baloncesto

1 Comentario

Comments are closed.