Entrenador: Borja Comenge.

Plantilla:

  • Bases: Luka Rupnik y Marc Rubín de Celis.
  • Aleros: Juanpi Sutina, Garrett Nevels, Gerard Sevillano y Miquel Feliu.
  • Pívots: Leo Demetrio, Marc Martí, Alfons Alzamora y Papa Mbaye.

Nueva era en Lleida, ¿nuevos retos?: “Han sido días de muchas risas, algunos llantos, muchas charlas y en general, mucho baloncesto. Pero sobre todo, han sido años de mucho esfuerzo compartido, implicación, respeto y compromiso hacia unas ideas que hemos compartido todos los que hemos empujado para que el proyecto fuera hacia delante”.

Así rezaba el comienzo de un adiós que muchos no esperaban y menos todavía quisieran que llegara. Tenía contrato hasta 2018 pero era el momento de dar las gracias por lo vivido y buscar nuevos retos, la próxima será la primera temporada para el Actel Força Lleida sin el experimentado Joaquín Prado como entrenador del equipo local en el Barris Nord. Tras cuatro años al cargo del conjunto ilerdense y haber conseguido sobreponerse a cada uno de los obstáculos encontrados por el camino, Prado deja el equipo catalán tras los malos resultados cosechados la temporada pasada y en su lugar ocupará su puesto Borja Comenge.

Así pues el joven técnico catalán abandona su cargo que tenía en el Baskonia para regresar a una liga que ya disfrutó de sus conocimientos años atrás cuando estaba al cargo del filial del FC Barcelona de Mario Hezonja y compañía. De él se espera en su llegada a Lleida que consiga enganchar a más aficionados ilerdenses a los partidos del Força Lleida, es un entrenador al que le gusta apostar por un baloncesto vistoso que nazca siempre desde la agresividad e intensidad defensiva. Y con este objetivo, se ha completado una plantilla que combina experiencia y jóvenes jugadores que buscan tener en la LEB Oro un lugar idóneo para iniciar un largo recorrido en el baloncesto europeo.

Han llegado Luka Rupnik, Garret Nevels, Marc Martí, el ex azulgrana Papa Mbaye y desde Fuenlabrada, después de haber brillado en la máxima categoría del baloncesto brasileño, aterriza en el club catalán Leo Demetrio. Pero sin embargo el fichaje que más ha ilusionado a la parroquia ilerdense ha sido la vuelta al Barris Nord de Miki Feliu.

La vuelta de un ídolo al Barris Nord: Estuvo en una de las peores etapas del baloncesto en Lleida, cuando la grave situación económica casi deja a la bonita ciudad catalana sin el deporte que tanto aman y tiró de galones para echarse el equipo a sus espaldas y ser el líder de aquel vestuario. Miki Feliu dejó huella en su anterior paso por el Barris Nord, con su garra y carácter supo dar lecciones de profesionalidad partido tras partido y ahora, tras haber jugado estas dos últimas temporadas en Burgos y Palma de Mallorca, regresa a casa para aportar experiencia en el nuevo proyecto ilerdense.

Sin duda, Miki es uno de los mejores aleros en el último lustro de esta competición. Es un exterior con un dotado cuerpo, fuerte a la par que inteligente. Acostumbra a cometer pocos errores y suma en diferentes aspectos del juego, es una especia de multiusos sobre el parqué que sin tener ninguna especialidad en concreta facilita mucho la tarea al equipo. Defensivamente es uno de los jugadores más completos de la competición

La figura: La LEB Oro recibe con los brazos abiertos al todavía prometedor Leo Demetrio, habitual en las categorías inferiores de la selección brasileña y reconocido en su día como uno de los grandes proyectos baloncentísticos del país sudamericano. El pívot causó muy buena sensación el curso anterior con el Minas, donde consiguió unas medias de 10.8 puntos y 5.6 rebotes que le sirvieron para captar la atención del Montakit Fuenlabrada y terminar la temporada en la Liga Endesa.

Y de ahí viene, dispuesto a ser uno de los nombres propios de la LEB Oro, una categoría que a sus 22 años le puede venir de maravillas para seguir progresando.

Demetrio es un pívot de 2.03 metros que destaca por su inagotable actividad en ambas zonas, es rápido y sabe estar siempre en el momento adecuado. Defensivamente es un jugador que roza la excelencia, acostumbra a cometer muy pocos errores en ese costado, es buen taponeador y aprovecha a la perfección sus largos brazos para cambiar tiros e intimidar. Llamado a estar entre los jugadores más destacados de la liga, no ha brillado de forma muy destacada durante la pretemporada pero es de esperar que su crecimiento vaya creciendo conforme transcurra la temporada.

Al habla: Gerard Amigó, periodista ilerdense y exspeaker del Actel Força Lleida.

La llegada de Borja Comenge ha ilusionado a la afición ilerdense. Continúan en el equipo jugadores que eran importantes en el Força Lleida de Joaquín Prado, como son Gerard Sevillano, Marc Rubín de Celis Juampi Sutina o el experimentado Alfons Alzamora.

Creo que se ha fichado bien, el base esloveno Luka Rupnik, sin duda, debe ser el jugador franquicia del Força Lleida. Un base con capacidad para anotar desde fuera, generarse sus propios tiros, además tiene experiencia en Eurocup. Me atrevería a decir que va a ser una de las sensaciones de la LEB Oro. Otro jugador que tiene que ser interesante es el Combo-Guard Garret Nevels. Sí que es cierto que a la hora de anunciarse el fichaje muchos pensaban que podía salir rana porque procedía de EBA, como sucedió con Alex Greven, pero en pretemporada ha dejado muy buenas sensaciones. No obstante, el jugador que debe aportar la veteranía, el liderazgo y la experiencia es Miki Feliu.

En el juego interior encontramos una interesante mezcla de prometedores jugadores como Demetrio y Marc Martí y experiencia, con Mbaye (que conoce la categoría y al que Comenge conoce perfectamente de su etapa en el Barça) y Alfons Alzamora, que por sus 37 años me genera dudas (tema físico). Si algo tiene el Força Lleida es ilusión por empezar una nueva etapa, con un entrenador que ha engrescado a la afición leridana.