Entrenador: Gonzalo García de Vitoria

Plantilla:

  • Bases: Christian Díaz y Martín Rodríguez.
  • Aleros: Diego Kapelan, Kyle Hittle, Zarko Jukic y Nemanja Mitrovic.
  • Pívots: Tomás Fernández, Devin Wright, Dmitry Flis y Fran Guerra.

Volver a empezar: No ha sido un verano fácil este año tampoco en Ourense. El ascenso de la temporada 2014-15 aplazado para este próximo curso no se ha podido consumir en los despachos y esto ha obligado a la directiva del conjunto gallego a tener que reinventarse para formar prácticamente un equipo nuevo de cara a la nueva campaña. Se ha dicho adiós a jugadores importantes que han guiado a los aurienses hacia la mejor época de su vida en lo que a lo baloncentístico se refiere y en su lugar han llegado seis nuevas caras que tienen el bonito desafío de reenganchar a una ciudad herida por no haber podido disfrutar de lo conseguido.

Pero como dirían algunos, “al mal tiempo, buena cara” y a seguir. Sin tiempo para lamentaciones, las ganas de disfrutar del baloncesto en Ourense siguen muy vivas y para el nuevo curso hay esperanzas de ver nuevamente a los gallegos estar entre los equipos punteros de la competición.

Entre los que llegan, destacar el nuevo juego interior que han formado, la vuelta a Ourense del canario Christian Díaz, el ilusionante fichaje del norteamericano Kyle Hittle después de brillar en su etapa como universitario y desde la NM1 francesa ha aterrizado Nemanja Mitrovic quien vivirá su primera etapa en España de la mano de los gallegos. Hace apenas unos días llegó también  Zarko Jukic, procedente del Nörrkoping Dolphins sueco.

La seguridad del hombre con traje: Precisamente una de las pocas alegrías para los aficionados del conjunto orensano en este siempre extenso período estival se la encontraron con la renovación del experimentado entrenador bilbaíno Gonzalo García de Vitoria, que a pesar del duro golpe anímico de no verse en la Liga Endesa la próxima temporada respondió con un ‘sí quiero’ a la propuesta que se le envió desde la directiva para seguir a los mandos del equipo.

Y es que Gonzalo, en Ourense, es mucho más que el entrenador del equipo de la ciudad.

Para el recuerdo siempre quedará su lealtad y profesionalidad para que el baloncesto en la ciudad siguiera creciendo, mostrándose siempre en un segundo plano sin querer ser el protagonista y dando lo mejor de sí para que la ilusión por este deporte fuera aumentando. Suya es la estrategia que ha convertido al COB en uno de los punteros de la categoría y por su pizarra van a pasar nuevamente muchas de las opciones para los gallegos este curso. Pierde a sus queridos Pedro Rivero y Guillermo Rejón, pero llegan caras nuevas y la ilusión por trabajar y hacer el mejor equipo posible se muestran siempre intactas cuando hablas de la figura de García de Vitoria, un enamorado de esto del baloncesto al que le gusta formar equipos desde la actividad e intensidad defensiva en búsqueda de un juego alegre, el que atrae al aficionado…

Con él hay motivos suficientes para pensar que será divertido ver competir al Ourense Provincia Termal.

Un juego interior que ilusiona: Muy atrás van quedando ya aquellos años donde las principales amenazas de los equipos en la LEB Oro ganaban los partidos desde el perímetro y es que en el baloncesto moderno acostumbran a ser los interiores los que más peso tienen en un equipo. Podríamos decir que los pívots cada vez son menos pívots y más completos. Un jugador interior referente ya no es únicamente un jugador que domina en la zona, los tiempos cambian y ahora los pívots tienen mayores funciones en la zona, se mueven más y cada vez es mayor el número de jugadores interiores capaces de anotar desde la media-larga distancia. En la LEB Oro también se han adaptado a los nuevos tiempos y los equipos buscan siempre tener en la zona a la clave de su juego.

En Ourense han conseguido reunir un juego interior en cuanto menos prometedor. Sin duda, por nombre y calidades individuales de jugadores, el equipo gallego puede presumir de tener uno de los mejores juegos interiores de toda la liga. Respecto al curso anterior, Gonzalo García de Vitoria únicamente cuenta con Tomás Fernández. Se fueron todos los demás. Y en su lugar, llegan Devin Wright, Dmitry Flis y Fran Guerra, del que por cierto se espera mucho a pesar del poco protagonismo que ha tenido en su etapa como jugador de Movistar Estudiantes.

La figura: Y si a un juego interior le añades un perímetro con muchos jugadores capaces de coger las riendas del equipo apaga y vámonos. Las sensaciones que ha causado el Ourense Provincia Termal durante la pretemporada han sido muy positivas y entre sus componentes ha destacado el alero serbio Nemanja Mitrovic, un alero de 1.99 metros que la pasada temporada fue uno de los nombres propios de la NM1 francesa con el Fliers.

Nemanja Mitrovic, que jugó para la Universidad de Portland, destaca por ser un jugador con una facilidad pasmosa y es especialista en anotar desde más allá de la línea de 6.75. Técnicamente es un jugador con grandes cualidades que consigue aprovechar para ser letal desde situaciones de uno contra uno. Formará una pareja exterior excepcional junto a Diego Kapelan, quien también apunta a ser uno de los líderes en este proyecto orensano al igual que el interior Dmitry Flis.

Al habla: Los COBrothers, analistas e informadores de todo lo que rodea al Ourense Provincia Termal. Visita aquí su canal de Youtube.

Se han hecho bien las cosas en el período estival a la hora de incorporar jugadores y parece ser que las esperanzas han regresado al Paco Paz después del ascenso frustrado que hemos vivido. Nos ilusiona el potencial del juego interior, con tres piezas referentes (Fran, Flis y Wright) y por supuesto la pareja bosnia-canadiense formada por Kapelan y Mitrovic que está llamada a liderar nuestro perímetro. El pero está claro cuál es, y es que si se volviera a consumir el ascenso una nueva imposibilidad de vernos entre los mejores de la máxima categoría sería la puntilla para esta ciudad a la que tanto gusta el baloncesto. Creemos que hay equipo para estar entre los cinco primeros clasificados de esta LEB Oro, es un equipo rocoso con piezas importantes, consciente de su presupuesto y limitaciones pero que –un año más- irá a por todas a por su sueño truncado de jugar en la Liga Endesa.