Álex Mumbrú era uno de los hombres más felices el domingo en Miribilla. Ahora con el traje y la pizarra, había devuelto a su Bilbao Basket a la Liga Endesa, después del duro descenso con el que se retiró la pasada temporada. Una espinita clavada, como él mismo reconoció en rueda de prensa, que ahora se ha podido sacar tras la victoria ante el Iberojet Palma.

Sobre la afición

“En la semifinal dije que el ambiente fue increíble. Se me acaban las palabras para definir a nuestra afición. Cómo la gente de Bilbao y Bizkaia nos ha llevado. No solo en el pabellón. En las tiendas, cuando vamos a comprar. Han estado con nosotros desde el minuto uno en el que empezó el playoff. Hemos notado el apoyo, la ciudad se ha volcado y quiero agradecérselo. También a la directiva, por el esfuerzo que hicieron en verano para arrancar un proyecto casi nuevo, cuando casi se había caído todo. Era muy difícil y han trabajado más de lo que trabaja una directiva para sacarlo adelante y que todo funcionara. En la parte deportiva no hemos notado nada y eso ha sido fundamental”

Espinita clavada

“Es difícil retirarse bajando a un equipo y estoy orgulloso de poderlo subir en un año. Siempre he dicho que soy del Bilbao Basket. Es mi equipo, soy un aficionado más. Si no estuviera aquí, estaría seguro en la grada, gritando como todo el mundo, y poder volver a ascenderlo, al lugar que se merece Bilbao y Bizkaia. Que todos los chavales que juegan al baloncesto tengan un sitio al que poder llegar sin salir de Bizkaia. Es importante ser un referente y era necesario que el equipo volviera a la ACB”

Sobre el descenso

“Yo creo que las cosas no pasan porque sí. Siempre he pensado que pasan por algo. A lo mejor era necesario un paso atrás para dar dos pasos hacia delante. Nunca me planteé si era algo bueno o malo. Lo que me planteé desde el minuto uno era hacer el mejor equipo posible y ser capaces de volver a la Liga Endesa. Y lo hemos conseguido”

Sobre la dificultad de volver a subir

“Es muy difícil cuando las expectativas son altas. Cuando has bajado de la Liga Endesa y todo el mundo te señala antes de empezar y te dice que tienes que volver a subir sí o sí. Y es difícil. Ha habido muchos equipos que han pasado años sin subir. Equipos con presupuesto a los que les ha costado mucho, y nosotros lo hemos conseguido en un año. Estoy tremendamente orgulloso

Sobre su futuro

“Quiero estar en la Liga Endesa con el Bilbao. Está claro que hemos hecho un esfuerzo por ascender y ahora lo que toca, de verdad, por encima de que estemos en una situación difícil, lo que toca es celebrarlo, disfrutarlo, que la gente lo vibre. Era muy difícil subir en un año. Hemos tenido muchas pierdas en el camino y hemos sido capaces de ir rompiéndolas y seguir. Que la gente disfrute de un equipo que ha luchado por volver a la ACB

Diferencias de una final como jugador y entrenador

“Como jugador lo tenía todo más controlado. He jugado en buenos equipos y he tenido la suerte de jugar muchas finales. Pero como entrenador era algo nuevo. Ha ido todo muy rápido. En un año hemos jugado una liga regular, una final de Copa, unos playoffs… Pero con muy cuerpo técnico todo ha sido muy fácil.

Sobre el partido de Jaylon Brown

“Jaylon nos ha traído hasta aquí. Y confiaba ciegamente en él. Se lo he dicho. Le he dicho: “Jay, sé que no estás haciendo un buen partido, y a lo mejor lo mejor sería que no estuvieras. Pero nos has sacado de muchas y te toca sacarnos de otra. Ha salido, ha conseguido el triple y un 2+1 que nos ha dado aire y la verdad es que me alegro por él, que no había hecho un buen partido y ha acabado bien, pero me alegro por todos”