Pablo Laso es uno de los entrenadores de baloncesto FIBA de mayor renombre a nivel mundial. Su palmarés como entrenador del Real Madrid es envidiable, con dos Euroligas, cinco ACBs, cinco Supercopas y seis Copas del Rey. Pero antes de llegar a entrenar al Real Madrid pasó por los banquillos del Club Amics, Valencia Basket, Cantabria Lobos y Gipuzkoa Basket Club. Y hoy queremos recordar su año (y poco) en el equipo cantabrón.

Pablo Laso llegó al Cantabria Lobos de la LEB Oro (por aquel entonces Liga LEB, a secas) el 28 de febrero de 2006, en la recta final ya de la temporada. Entrenó en 10 partidos pero, aunque el nivel del equipo fue bueno, se quedó a las puertas de la última plaza de la fase de ascenso. 

Eso no sucedería en la temporada siguiente, la 2006-07, su primera temporada completa (y última) con el Cantabria Lobos. El equipo estaba en su segunda temporada en Santander, después de haber trasladado de forma polémica al club desde Torrelavega, buscando regresar a la liga ACB con una mayor estabilidad económica en unos momentos en los que la viabilidad del club comenzaba a estar en duda en plena crisis. El caso es que el equipo montado era de nivel, con jugadores como Álex Urtasun, Jordi Grimau, Isaac López, André Howard, Mike Higgins, Borja Larragán, José Amador o Cuthbert Victor, la estrella del equipo.

El nivel de ese equipo a manos de Pablo Laso fue excepcional durante la temporada. Terminaron con un balance de 23 victorias y 11 derrotas, quedando campeones de la competición, con la única pega de que el campeón aún no tenía asegurada la plaza de ascenso y de que perdieron la Copa Princesa (Copa Príncipe en aquel momento) contra el Climalia León.

Aun así, parecía que tenían muchas posibilidades de salir victoriosos del playoff… hasta que, justo antes de su comienzo, Cuthbert Victor se rompió un dedo durante un entrenamiento. El jugador de Islas Vírgenes había promediado 13.3 puntos, 6.5 rebotes y un 39.5% en triples durante la temporada, siendo el máximo anotador.

La lesión fue un golpe demoledor para los de Pablo Laso. Se reforzaron inmediatamente con el cuatro italiano David Brkic y el novato norteamericano Ricky Woods, pero fue insuficiente. Caerían en el primer cruce de manera estrepitosa contra el octavo clasificado, el Ciudad de Huelva.

Al año siguiente el Cantabria Lobos intentaría dar el salto a la ACB de nuevo, con nuevos fichajes de renombre (como el de Richi Guillén, el MVP de la liga) y Mateo Rubio como entrenador. Pero, en vez de luchar por el ascenso terminaron haciéndolo por la permanencia. El club desaparecería en 2009. 

Después de la decepción de aquellos playoffs, Pablo Laso, por su parte, fichó por el Gipuzkoa Basket, con el cual ascendió a la ACB y estuvo cuatro años antes de llegar al Real Madrid.