Hacerse un hueco en la NBA o en cualquier liga del mundo no es sencillo para ningún jugador de balonceso… pero si mides 1.65 puede ser incluso más complicado. Ese es el caso de Junior Robinson, base formado en la universidad de Mount St. Mary que jugará esta temporada en el Araberri de LEB Oro.

(Actualización 9 de octubre: en su segundo partido como profesional, Junior Robinson ha vuelto a brillar: 33 puntos en la derrota del Sáenz Horeca Araberri ante el Carramimbre Valladolid. El pequeño base firmó un 6 de 9 en tiros de 2, un 5 de 10 en triples (11 de 19 en tiros de campo), 2 asistencias y 5 robos, para acabar con 25 de valoración en el primer partido que pierde su equipo esta temporada: 91-79)

Pues bien. En su debut en la liga, el jugador norteamericano ha hecho historia. Acabó con 47 puntos y  forzando la prórroga. No consiguió ganar ante el Melilla pero ha hecho historia.  Los 47 puntos anotados son la cuarta mejor anotación de la historia quedándose a tan sólo 3 puntos de Antwain Barbour.

Unos números que le han llevado al 47  de valoración que suponen igualmente una cifra histórica ya que, superando el +45 logrado por Matt Stainbrook (Cafés Candelas Breogán) el pasado curso y el firmado por Jakim Donaldson (Ciudad de la Laguna), ejercerán como la mejor actuación individual de la última década en la LEB Oro.Una exhibición sin precedentes desde los tiempos del propio Barbour (2008/09).

Sus números:  47 valoración – 47 puntos (8/8 TL y 17/28 TC), 6 rebotes, 4 asistencias, 1 recuperación y 6 faltas recibidas.

Vídeo cortesía de alean11:

Durante este verano ha sido noticia por sus actuaciones en la Summer League con los Atlanta Hawks, equipo que le hizo un hueco en su plantilla tras los 22 puntos y 4.8 asistencias promediados en su último año en la NCAA. No gozó de demasiadas oportunidades para brillar ya que en los primeros partidos apenas brilló pero se destapó en los dos últimos. Ante Portland anotó 11 puntos y frente a los Clippers se fue hasta los 20 puntos.

Pero si algo llamó la atención de Robinson durante la Summer League fueron sus mates durante las ruedas de calentamiento. Si hubiese debutado en la NBA hubiese sido el segundo de menor estatura en jugar en la liga tras Muggsy Bogues e igualando a Earl Boykins. En la universidad ya había dejado muestras de su potencia para saltar y hundir el balón en el aro.

Aquí lo podéis ver en acción en su último año de la universidad:

Foto: Getty Images