No fue sencillo para una ciudad de baloncesto como Alicante el ver como su historia baloncestística se desmoronaba en aquel verano de 2013 en el que el Lucentum Alicante no sólo no pudo culminar su ascenso deportivo a la Liga Endesa sino que terminó “bajando la persiana” para liquidar una bella historia deportiva.

Un duro momento que, sin embargo,no pudo disolver la pasión de toda una ciudad por un baloncesto que regresó pocos meses después cuando una junta directiva liderada por Tony Gallego lograba dar forma a un humilde proyecto llamado Fundación Lucentum y que iba a tener la Primera División Nacional como punto de partida.

Allí, bajo su ya clásica pancarta con el lema “Quién nunca se rinde, al final triunfa”, los alicantinos fueron viendo cómo su masa social se incrementaba mientras los ascensos se sucedían.

Llegando a la Liga EBA primero y a la LEB Plata poco después, los alicantinos comenzaron a ver cómo su propia historia adquiría una química especial de cara al futuro con la incorporación a la dirección deportiva de un Guillermo Rejón recién retirado. Uno delos principales artífices de un éxito al que apuntó de manera directa con una apuesta que pareció tener muy clara, el paso de Pedro Rivero desde las pistas a los banquillos para poder tomar las riendas del equipo.

Ese fue el preciso momento en el que la historia del equipo alicantino comenzó a recordar a la de sus predecesores con un equipo de mentalidad ganadora y que tuvo muy claro cuál debía ser su estilo de juego. La mejor manera de luchar por el ascenso en una categoría que se complicaba con la ampliación a 24 equipos, pero en la que supieron reinar prácticamente desde sus comienzos.

El título como campeones de la Copa LEB Plata a finales del pasado mes de diciembre fue el mejor indicador de que las cosas iban por el buen camino alcanzando posteriormente una lucha por el ascenso que les ha llevado a proclamarse como campeones de Liga LEB Plata en el día de hoy, tras un intenso mano a mano con el CB Villarrobledo y con un balance total de 10-1.

La mejor forma posible de poder celebrar un trabajado a la par que merecido título liguero que les llevará a disfrutarla próxima temporada de una Liga LEB Oro que regresará a Alicante seis años después.

Fuente: FEB Foto: Web Fundación Lucentum