Hace un año conseguía ganar la medalla de bronce con la selección española sub-20 en el Europeo y un año después ha decidido colgar las botas para centrarse únicamente en los estudios. Historia increíble teniendo en cuenta que el protagonista de ella, el escolta malagueño Luis Conde, ha causado buena impresión en los dos últimos años con el Clínicas Rincón de la liga Adecco Oro y ha llegado a debutar con el primer equipo del Unicaja de Málaga. El ya ex-jugador de baloncesto ha atendido a los compañeros del “Diario Sur” para contar una historia que está siendo de lo más comentado este fin de semana por la costa del Sol, y es que desde Los Guindos ha sorprendido la marcha de una de las últimas perlas que han salido de la cantera cajista en los últimos años.

“Durante la temporada lo he pensado mucho y ha sido una decisión complicada porque mi vida ha sido el baloncesto. Pero tengo muy claro que los estudios es lo más importante. La gente no para de repetirme que cómo lo voy a dejar teniendo en cuenta que he jugado con el Unicaja y con la selección, pero desde dentro las cosas se ven de otra manera. Es difícil dar el salto y quedarse en el primer equipo. Una cosa es entrenar cada día y otra llegar a jugar. Mi apuesta era jugar en el Unicaja, no estar en la LEB Oro dando tumbos de un lado para otro. He disfrutado con lo que he hecho y no puedo reprochar nada a nadie”, manifiesta el propio Luis Conde en unas declaraciones exclusivas al ‘Diario SUR’ y que recoge el portal ‘TUBASKET’.

Luis Conde estaba combinando el baloncesto con la complicada carrera de Medicina y ahora únicamente está centrado en el siguiente curso, donde empezará con las prácticas en los hospitales y tendrá que “enfrentarse” a asignaturas más complicadas, por lo que tendrá que estar más tiempo estudiando y por ello ha decidido “quitar” el tiempo que dedicaba al baloncesto para dedicarlo a la carrera, su prioridad desde siempre.  Y quien sabe, quizás su marcha del Unicaja sea un ‘hasta luego’ y no un ‘adiós’, ¿será algún día el médico del conjunto cajista? (le pregunta el periodista Juan Calderón): “No estaría nada mal, pero para eso me queda todavía mucho”, contesta Conde.

Ahora se cierra una bonita etapa para Conde y continúa otra que le dará de comer en un futuro muy cercano. Decisión complicada a la vez que madura, el jugador no ha querido despedirse sin repasar su mejor momento como jugador de baloncesto:La sensación más bonita que he sentido como jugador fue cuando ganamos el Europeo sub-16 en Kaunas ante Lituania ante un pabellón abarrotado. Fue increíble ganarles en su cancha. Pero también recuerdo el ‘play-off’ de ascenso con el Clínicas Rincón, porque jugamos en Los Guindos con un ambiente sensacional, y cómo no, mi debut con el primer equipo. Fue uno de los días más felices de mi vida. Mi sueño era debutar en el Carpena y el día que lo conseguí estaba que no me lo creía, resalta el jugador, quien ha dejado claro que a partir de ahora “seré quien más anime al Clínicas”.

Foto: unicajabaloncesto.es