Objetivo cumplido. Dieciocho años después de jugar su último partido en la mayor competición del baloncesto nacional, el River Andorra Morabanc vuelve a lo grande a la Liga Endesa después de la victoria conseguida ante el Leyma Coruña y la derrota posterior del Palencia Baloncesto en tierras lucenses.

El conjunto pirenaico hace solamente seis temporadas estaba compitiendo en liga EBA. No obstante, subieron a la Adecco Plata donde empezaron siendo uno de los equipos punteros de la categoría. Tras dos años intentando ascender a la Adecco Oro y fracasando, tuvieron recompensa a sus buenas temporadas anteriores en la edición 2011-12, donde también terminaron primeros en la fase regular. La temporada pasada (2012-13), su primera en la segunda visión española tras quince años, se quedaron a las puertas de ascender a la Liga Endesa. Perdieron tres finales: Copa Príncipe (ante Burgos), última jornada de la fase regular ante Burgos (el primero ascendería) y ante el Club Baloncesto Lucentum en la final de los playoffs.

Joan Peñarroya ha sabido dirigir a su equipo desde la banda hacía lo más alto para alegría de una de las aficiones que más se han hecho notar en las últimas temporadas. Primero consiguieron alzarse con su primera Copa Príncipe y ahora con la jornada 24 concluida ya conocen que estarán en la Liga Endesa la próxima temporada siempre que económicamente el club pueda permitírselo. No olvidemos que en los últimos dos años sólo ha ascendido el Iberostar Tenerife.

La cruz de la jornada no está en tierras castellanas, ya que los palentinos están contentos con lo que están logrando los de Natxo Lezkano esta temporada, sino que está en tierras navarras, donde ya conocen que el Planasa Navarra jugará en la Adecco Oro el siguiente curso.

Foto: Federación Española de Baloncesto