26 de enero de 2018

Comunicado del Cb Prat: Ya es oficial, Jeff Coby que con la entrada definitiva de Andriuskevicius tenía muy poco protagonismo en el equipo, abandona la disciplina potablava y se compromete con Xuven Cambados de LEB Plata.

Hay que recordar que Jeff Coby llegó en agosto en El Prat y que ha trabajado intensamente y con mucha ilusión desde el primer día. Un jugador con muchas y variadas cualidades que ha llegado a todos los seguidores potablava sobre todo los más pequeños, también por su carácter alegre y extrovertido. El exceso de jugadores en la pintura ha hecho que el bueno de Coby no disfrute de minutos y finalmente se vaya a Cambados para seguir disfrutando del baloncesto.

No duró mucho.

El center estadounidense de 21 años, 203 cm. de altura y 99 kgs. de peso se embarcó en el ilusionante Proyecto Prat 17/18 y esa aventura duró hasta enero. A partir de ahí su camino se fue hasta Pontevedra, donde jugó en el Xuven Cambados, equipo de LEB Plata la pasada temporada, donde descendió a EBA y que el próximo año jugará en Primera Nacional por problema económicos.

Fue en ese entorno donde se movió el protagonista de este artículo cuyo relato cuenta a la perfección Mariano Galindo en ‘NBAManiacs’. Jugador formado en la Universidad de Columbia donde disputó los 4 años con unas medias de 5.4 puntos y 3.8 rebotes, es de origen haitiano.
Como es lógico, no fue elegido en el draft de 2017 y esto provocó su llegada a España.  Primero, como hemos comentado, el Prat en Oro y, posteriormente, en el Cambados en Plata. Pasó de promediar 13,6 minutos y 3,6 puntos y 3,2 rebotes en Cataluña a 23,8 minutos y 11,6 puntos y 6,3 rebotes ofrecidos en Galicia.

Sin duda, un punto de inflexión. La mejor noticia para él llegó este verano. El jugador, que había estado jugando en la tercera división del baloncesto español, se iba a enrolar en los Knicks. Sí, en la franquicia de la Gran Manzana. Tenía un puesto en el training camp.

Con ellos ha firmado ahora un contrato temporal, los llamados Exhibit 10, un tipo contrato que le vincula a la franquicia, pero con la vista puesta en un posible futuro en la G-League, ya que es un contrato con una vinculación incluso menor que la que tienen aquellos que firman un ‘two way contract’.