Ha ocurrido en España, concretamente en Burgos. El Tizona Autocid se enfrentaba al Estela Cantabria, en un partido de LEB Plata que se decidió de una forma inverosímil.

Con el marcador luciendo un 66-69, Iván Martínez, del equipo local, anotó un triple en el que además forzó la falta. Un 3+1 que, anotando el tiro libre, le sirvió para ganar el duelo en un final de auténtica locura.

Escorado, lanzando a una pierna y sobre la bocina tras fallar él mismo un lanzamiento previo. Uno de los canastones de la temporada en nuestro país: