Palencia quiere disfrutar de baloncesto de ACB, y los signos (aún tempranos, eso sí) de esta temporada empiezan a ser muy buenos. Después de ganar la LEB Oro en la temporada 2015-16 y de un ascenso que no se consumó ni en directo ni en diferido, en Palencia comienzan a soñar de la mano del equipo entrenado por Carles Marco.

El Chocolates Trapa Palencia se ha colocado como líder en solitario de la competición tras la octava jornada, y lo hace encadenando además siete victorias consecutivas tras perder el primer partido de la temporada contra el Club Baloncesto Melilla. Es la segunda mejor racha del equipo en su historia en LEB Oro, por detrás de las 12 de la campaña 2015-16, la del no-ascenso.

Se trata de un equipo profundo y con muchas alternativas de liderazgo, como demuestra el hecho de que dos de sus principales fichajes, el lituano Simas Jasaitis o el brasileño Felipe Dos Anjos estén siendo jugadores secundarios – aunque importantes – en la rotación.

El game-winner del ex Baskonia y Penya Simas Jasaitis para ganar en LEB ORO (Vídeo)

¿Cómo lo están logrando? Como ya hemos comentado, se trata de un equipo con mucho balance, en el que se han juntado jugadores más que consagrados como Dani Rodríguez o Jordi Grimau con apuestas que están saliendo bien como las de Paul Jorgensen (procedente de la Universidad de Butler), el excelente lanzador Travis Bader, Mindaugas Kacinas o el incorporado recientemente Kaspars Vecvagars.

Con Kevin Larsen haciendo mucho daño en la zona, acompañado por Dos Anjos, Jasaitis y la joven promesa Jaime Pradilla (cedido por el Casademont Zaragoza), se conforma una plantilla polivalente en todas sus líneas de la que Carles Marco empieza a sacar el máximo. Se trata, además, de un equipo muy cambiado en comparación al que entrenó en la pasada temporada.

«No sé si acabará siendo una decisión valiente o inconsciente, pero creí necesario hacer cambios, también con el apoyo del club y valorando otras opiniones de gente del staff», dijo Marco antes de la temporada a BaloncestoconP. «Teníamos claro que había que ser valientes, más, tras la marcha de un estandarte como Urko que había tenido tanta influencia a la hora de configurar un equipo a su alrededor. Esto nos obligaba a cambiar cosas, ya que las sensaciones que daba el equipo no eran muy buenas y aunque había jugadores muy queridos entre la afición, creímos que hacía falta savia nueva».

Por ahora parece que los resultados empiezan a indicar que fue una decisión valiente, aunque aún quede mucho por delante. Lo que da una señal de que podemos estar ante un Chocolates Trapa Palencia dominador es que la forma en la que están ganando sus partidos varía según la noche. Hace diez días ganaron a Tau Castelló anotando 108 puntos, tras lo cual Carles Marco dijo en rueda de prensa que tenían que seguir mejorando para ganar también cuando no entrasen los tiros. La siguiente victoria fue anotando 73 puntos y contra Oviedo en la olla a presión que es Pumarín.

«Yo creo que nos lo estamos pasando bien todos, los primeros los jugadores», decía Marco. «Pero pasárnoslo bien también significa sufrir defensivamente y ganar partidos en los que no metemos y estamos por detrás, y seguramente lo disfrutaremos igual porque es una victoria que vale lo mismo que cuando metes 108 puntos. Hay que estar preparado para todo. Estoy muy contento pero necesitamos mejorar ciertas cosas, es mejor ser previsor y pensar que el equipo tiene cierto margen de mejora en muchas cosas».