Jorge Garbajosa, presidente de la FEB, fue entrevistado en El Larguero de la Cadena SER sobre la actualidad del baloncesto nacional y la situación tan inusual que viven las competiciones, en especial las que tienen que ver con los ascensos y descensos.

Estas fueron sus palabras:

«Necesitamos tener toda la información para tomar una decisión pero al final todo lo que no se decida en la cancha corre el riesgo de ser judicializado. Queremos que en la cancha se decidan los dos equipos que se merecen ese ascenso y se produzcan de facto el año que viene. Podemos entrar en una espiral en la que si no se acaban las competiciones, el equipo que no haya podido jugar hasta la última jornada para debatir si debe descender o pueda recurrir fuera de lo que es el deporte o el que crea que debe subir pero no se le conceda… estamos defendiendo los derechos de los equipos. Las condiciones económicas no son nada fáciles para nadie pero intentamos que la cancha sea la que dictamine e imparta justicia.

«Un desequilibrio en las competiciones puede ser un problema que arrastremos muchos años.

Garbajosa también fue preguntado sobre la posibilidad de que las competiciones volviesen a disputarse a puerta cerrada:

«No se descarta nada. Para nosotros las competiciones se juegan en la cancha y ojalá pueda haber aficionados en las gradas porque dan ese punto diferencial al deporte, pero al final, ¿cuántos aficionados lo siguen en la cancha y cuántos por televisión? ¿Cuántos los siguiente a través de medios de comunicación o de la radio? El deporte sin espectadores en la cancha pierde mucho pero hay otro tipo de espectador que también paga, que también consume, que también le gusta, que también lo vive… y al que hay que darle esa oportunidad. Ahora ninguna solución es buena«.