El día que Dios se disfrazó de jugador de baloncesto: recuerdo a los 63 puntos de Michael Jordan en Boston (Vídeo)

Foto: Dick Raphael/NBAE via Getty Images

20 de abril de 1986. Celtics y Bulls disputan el segundo encuentro de su eliminatoria de Playoffs en la Conferencia Este. Un duelo de Primera Ronda que acabará ganando Boston por 135-131, tras dos prórrogas. Un duelo que, no obstante, será recordado por la colosal actuación de Michael Jordan.

El joven jugador de los Bulls, entonces con 23 años, anotó 63 puntos aquel encuentro, mejor marca de la historia de la fase final. “No creo que nadie fuese capaz de hacer lo que Michael nos ha hecho. Es el más impresionante jugador que existe hoy en día. Ha sido dios disfrazado de Michael Jordan”, expresó Larry Bird al término del encuentro, valorando aquella barbaridad.

Jordan anotó 22 tiros de campo (en 41 intentos), además de 19 de 21 desde la línea de personal. Repartió 6 asistencias y capturó 5 rebotes. Pero sobre todo fue todo lo dominante que pudo sobre una cancha de baloncesto, resultando imparable para unos Celtics que partían como claros favoritos, después de haber ganando 67 partidos en la fase regular (mejor balance NBA). Los Bulls jugaron Playoffs habiendo ganado solo 30.

Pese a todo, no terminaría satisfecho. “Cambiaría todos los puntos por la victoria”, declaraba después. Jordan acabaría promediando 43.7 puntos en aquella eliminatoria. Una que sin embargo los Celtics resolvieron por 3-0. Boston acabaría siendo campeón aquel año 1986, cediendo solo tres partidos en toda la fase final.

Pero, por el camino, sufrió la versión desatada de un joven Jordan que apuntaba a leyenda. Recuerda la portentosa actuación: