Tiene 16 años, no alcanza los 190cm y es una pasada verle jugar. Dimitrijevic (1998) está considerado como uno de los mayores talentos en el viejo continente de su generación. Ésta está siendo su segunda temporada lejos de su Macedonia natal, ya que desde el verano del 2012 se encuentra en España gracias a la oportunidad que le blindó el Club Joventut de Badalona. La ‘Penya’ espera y desea tener en Neno un jugador que de muchas alegrías a la entidad. Las cosas pintan excelentemente, ya que sin tener un físico privilegiado técnicamente es puro espectáculo. Además, su eficacia desde más allá de la línea de 6’75 le convierte en un jugador a muy tener en cuenta.

Neno Dimitrijevic fue seleccionado el verano pasado por Macedonia para jugar el Europeo U16 división «B» después de brillar en su primer año lejos de casa a los servicios del FIATC Joventut. Con su país lo bordó alcanzando unos increíbles promedios de 17’8 puntos (40’3% en tiros de campo), 4’8 rebotes y 1’9 asistencias. Una auténtica barbaridad teniendo en cuenta que todavía era cadete de primer año.

Conviene señalar que el base-escolta macedonio estuvo presente en Barcelona entrenando junto los 40 mejores jugadores europeos de su generación en el Jordan Brand Classic, una experiencia única para él que no pudo ser recompensada con el premio de acudir a Brooklyn y enfrentarse a un conjunto de jugadores internacionales. Ahora, tiene la difícil papeleta de guiar a su equipo hacía el título en la liga catalana (FC Barcelona es favorito) y tratar de cuajar buenas impresiones en el próximo Campeonato de España, el cual será el primero que dispute. Clase, talento y desparpajo, Dimitrijevic permite a los aficionados verdinegros soñar con un futuro esperanzador y plagado de alegrías.