Después de la medalla de plata conseguida por la selección española sub-20 en el Europeo celebrado en Creta, la selección española sub-18 dirigida por Jota Cuspinera (entrenador ayudante del Real Madrid hasta la pasada temporada) intentará volver desde Turquía con una nueva medalla. No será fácil, y es que después del mal resultado cosechado en Männheim (octavo puesto) ha habido seis cambios en una selección formada por once jugadores nacidos en el año 1996 y uno sólo del 97‘, el catalán Jaume Sorolla.

Ha habido cambios en todas las posiciones, empezando por la de base. Sorpresón al descartar a Sergi Costa, un habitual en las categorías inferiores de la selección española. El lugar del base catalán formado en las categorías inferiores de la ‘Penya’ lo ocupará el talentoso base lucense Brais Gago. El director de juego del Estudiantes de Lugo no será el titular, o al menos en el comienzo del torneo. Francis Alonso, formado en Unicaja y que marchará a Estados Unidos la próxima temporada, será a buen seguro el base titular. Su técnica individual, eficacia en el tiro exterior y su carácter ganador le convierten -además- en uno de los nombres propios del campeonato. Otro base que estará en Turquía (por méritos propios) tras una fantástica temporada en Badalona es Francesc Iturria, galardonado recientemente como mejor base del NIJT celebrado en Milán el pasado mes de mayo.

Las sorpresas continúan en la posición de escolta. Juan Toledo, primer jugador de la generación del 1996 en debutar en la Liga Endesa, no acudirá al Europeo, y es que un irregular Campeonato de España con su UCAM Murcia le ha privado incluso de ir a la pre-selección. Habrá tres escoltas: el vasco Xabier Oroz, el sevillano Diego Gallardo y el manresano Marc García. Este último (García) está señalado como el mejor hombre de los de Jota Cuspinera, y no es de extrañar: su gran campaña con el filial del FC Barcelona le abren las puertas a la ACB de cara al próximo curso (se especula que podría salir cedido). Diego, por su parte, ha ido de menos a más esta temporada y su buena papeleta con el Baloncesto Sevilla de Rafa Monclova le abren (de nuevo) las puertas a la selección. Su eficacia desde más allá de la línea de 6’75 le convierten en un recambio de garantías para Marc García, que como insistimos es la principal pieza de España para este Europeo.

Carlos Martínez, Jacobo Díaz y… ¡José Alberto Jiménez! Sorpresa inesperada pero llamada merecida. José Alberto Jiménez, alero de 2’00 m., nunca antes había sido llamado por la Federación Española de Baloncesto para una convocatoria con su generación, por lo que vivirá en Turquía su particular debut. El jugador de Unicaja de Málaga ha causado buena impresión en los partidos preparatrios al campeonato y de él se espera que aporte en temas defensivos. Carlos Martínez, por su parte, debe dar un paso al frente. El alero baskonista ya fue importante hace dos años en el Europeo sub-16 y este año, después de la medalla de bronce consecuida con el Fundación 5+11 Baskonia en el Campeonato de España, se espera que sea uno de los jugadores más determinantes en el apartado ofensivo del equipo. Jacobo Díaz, por su parte, es ya un clásico: su garra e intensidad le convierten en un líder a la sombra, capaz de ser clave en el resultado final sin hacer demasiado ruido.

Lo mejor de los aleros es que pueden actuar los tres como ala-pívots. Marc Bauzà por lesión y Nil Sabata por decisión técnica han sido los descartes de Jota Cuspinera en la pre-selección, por lo que España viajará a Turquía sin ala-pívots naturales.

Como pívots, mucho cuidado: los 2’13 m. de Mendiola son protagonistas en la lista al igual que la inclusión de Sorolla, al que le tocaría estar concentrado con la sub-17 preparando el Mundial. La buena temporada del ilicitano Sergio Mendiola en Fuenlabrada no ha pasado desapercibida para Jota y ha decidido confiar en sus centímetros para esta cita continental. Jaume Sorolla, por su parte, será (a priori) el tercer pívot de la plantilla y de él se espera intensidad defensiva y minutos de calidad en ataque. La gran revelación de Männheim tendrá que seguir sumiendo galones en Turquía, y es que desde la Canarias Basketball Academy Yankuba Sima apunta a ser uno de los nombres propios de este Europeo sub-18.

Camino hacía el oro:

Serbia, Montenegro y Rusia. Grupo complicado el que le ha tocado a la selección española de baloncesto, aunque bien, lo cierto es que a todas las selecciones se les puede ganar.

El formato del Europeo es muy sencillo: hay 16 selecciones y cuatro grupos con cuatro equipos por grupo. En la primera fase quedará eliminado un equipo por grupo y los tres primeros de cada grupo pasarán a la siguiente fase con un balance positivo o negativo dependiendo del resultado ante las otras dos selecciones de su grupo que también han pasado. En la siguiente fase hay doce selecciones repartidos en dos grupos de seis.

De la segunda fase de grupos pasan las cuatro mejores selecciones de cada grupo, quedando ocho para iniciar los cuartos de final. Los emparejamientos son los clásicos: primero de un grupo ante el último y segundo ante el tercero. Salvo sorpresa alguna es de esperar que la selección española esté entre las ocho mejores selecciones de la generación del 1996.

Grupo A

Grupo B

Grupo C

Grupo D

Italia

Francia

Turquía

Serbia

Polonia

Lituania

Grecia

España

Letonia

Croacia

Bosnia y Herzegovina

Montenegro

Bélgica

Inglaterra

República Checa

Rusia

Foto portada: Cris Díaz Alejano