Millán Jiménez. Apunten su nombre, porque este joven terminó el 2019 debutando en Euroliga y lo ha comenzado de similar manera, dando mucho que hablar. Nacido en 2002, ha sido uno de los nombres propios en los últimos años en categorías de formación. De la mano del ABQ Calahorra llamó la atención y varios equipos ACB tocaron en su puerta… y Valencia Basket se llevó el gato al agua.

Participó en el campus del Joventut de Badalona y disputó varios torneos con el CAI Zaragoza. De hecho, firmó con el club aragonés y llegó a disputar el Campeonato de España Infantil de clubes. Sin embargo, volvió a casa y se salió con el ABQ Calahorra en todos los torneos en los que participó, como el Campeonato de España cadete. En dicha competición, en 2017, se situó en el Top-5 de puntos (23.3), rebotes (14.6), asistencias (5.3), recuperaciones (4) y valoración (34). Por actuaciones como esta, diversos clubes de primer nivel le seguían la pista, pero Valencia Basket fue el afortunado que fichó a la joven perla nacional.

    ·Así definía Víctor Belinchón a Millán Jiménez en KIA en Zona hace un lustro

El pasado 20 de diciembre, Millán Jiménez daba un nuevo paso en su formación y debutaba con el primer equipo del Valencia Basket en Euroliga. Un día para el recuerdo de un joven jugador que, hace menos de dos años, aún seguía formándose en el ABQ Calahorra.

Lo cierto es que el riojano está firmando unos grandes números en Liga EBA. A lo largo de esta temporada, suma 13.3 puntos, 5.4 rebotes y 2.3 asistencias por partido. Además, a sus 17 años, como le corresponde por edad, también disputó el Adidas Next Generation con el Junior de Valencia Basket.

En la prestigiosa competición internacional, a finales de diciembre, se fue de media hasta los 16 puntos, 9 rebotes, 3.5 asistencias y 3 robos. Allí, Millán Jiménez tuvo el triple ganador en sus manos ante Unicaja, lo que les habría dado la oportunidad de jugar la final del ANGT… pero no entró. Sin embargo, en la victoria del partido por el tercer y cuarto puesto ante el FC Barcelona, se quedó a 1 rebote y 3 asistencias de acabar con un triple-doble. Una actuación final de mucho mérito y que no descubría nada nuevo: hay un gran jugador de baloncesto en ese cuerpo de casi 2 metros de estatura.