Lo tenía todo para triunfar en el mundo del automovilismo, ya que no había nadie más veloz que él en España y en Europa. Su nombre es Saulo Román y hasta hace unos años se le reconocía por ser el campeón de España de Karting en modalidad alevín-cadete y noveno mejor piloto de Europa en su modalidad en el año 2008.

Pertenecía al equipo de de Genis Marcó en Cataluña, el mismo con el que empezaría a deslumbrar el piloto español Fernando Alonso. Saulo conducía un chasis Tony Kart Rocky Cadete, con motor de 85 CC y con él participó en el prestigioso campeonato de la industria celebrado en Parma (Italia), donde alcanzaría un impresionante noveno lugar. Sin embargo, su vida cambió en 2009, cuando sorprendentemente decidió aparcar la máquina e iniciarse en otro deporte: Saulo Román había jugado el año anterior a baloncesto y le gustaba más botar la pelota que conducir el kart. Así pues, ponía punto y final al mundo del automovilismo para centrarse únicamente en los estudios y el baloncesto.

Lo cierto es que aquella decisión sorprendió a propios y extraños, incluso algunos pensaron que se arrepentiría y volvería, pero no, por el momento no vuelve. Empezó jugando a baloncesto con 10 años a los servicios del Torbellinos y no tardaría en convertirse en uno de los jugadores más determinantes en categorías de mini-basket, por lo que el Club Baloncesto Gran Canaria se fijo en él y logró convencerle para formar parte del conjunto ‘pío-pío’ en su primer año de infantil (12 años).

Con éste son ya cuatro años los que Saulo Román lleva jugando a los servicios del ‘Granca’, cuatro temporadas magníficas y en las que ha progresado de tal manera que a día de hoy es uno de los jugadores más talentosos en España de la generación del 1998. Una generación prometedora que junta a Màxim Esteban, Miquel Àngel Fons, Manu Vázquez o Víctor Moreno entre a otros jugadores.

Ahora Saulo es, tras la marcha de Acoydan McCarthy (1999) al Real Madrid, la gran perla que el equipo del archipiélago tiene en sus categorías inferiores. Román es un base de 1’86 m., rápido, versátil, estratega y con facilidad para anotar desde todas las partes. Además, es uno de los defensores más intensos de su generación en España. Fijo en las primeras convocatorias de la selección española y uno de los que al parecer tienen muchas posibilidades de acudir al próximo Europeo U16 representando al país. A su capacidad anotadora también hay que destacar que con su excelente técnica individual se convierte en un jugador muy difícil de parar en situaciones de 1 contra 1. Puede alternar la posición de base con la de escolta.

Sin Campeonato de España (el equipo canarista terminó tercero en la isla), el siguiente objetivo del jugador será pelear por un hueco para jugar con la selección española el siguiente Europeo. Del asfalto al parqué.

Fotos: Automovilismo la Palma, Marcha Deportiva y FGB