Una de las canteras que más han crecido en España durante los últimos años es la del Laboral Kutxa. Algo que se refleja en los resultados obtenidos, donde en la actualidad podemos apreciar como dos jugadores formados en sus categorías inferiores de la entidad están en la primera plantilla. Hablamos de Van Oostrum y Diop, quienes de momento son los jugadores con los que menos está contando Sergio Scariolo pero resultan ser el espejo para los chicos que se forman en la cantera gasteiztarra.

Devon Van Oostrum (nacido en 1993) llegó a Vitoria-Gasteiz con 16 años para finalizar su etapa como jugador de formación y lo hacía después de brillar en las filas del Sheffield Sharks inglés. Más tarde llegó el senegalés Ilimane Diop, quien en su llegada no había tocado (todavía) un balón de baloncesto, por lo que su progresión durante estos últimos tres años es significativa, aunque bien es cierto que su altura (2’12 metros) le ha ayudado a ser (probablemente) el mejor interior de su generación (1995) en España. Pieza importante para el futuro baskonista y también para el de la selección española, pues conviene señalar que Diop ha sido decisivo en los logros de la generación del 95′ (medallas de bronce en los Europeos U16 y U18. También jugó en Männheim con los del 94′ y dejó muestras de su calidad).

La cosa no se queda en estos dos. Tras ellos, podríamos destacar (por encima del resto) a otros cuatro jugadores que vienen apuntando maneras. El último en aterrizar fue el lituano Tadas Sedekerskis (firmó por seis temporadas), uno de los mayores talentos en Europa de la categoría cadete. El escolta báltico de 15 años ya demostró su calidad y talento en el pasado campeonato de España de selecciones autonómicas, donde guió al País Vasco hacía el segundo puesto con unos increíbles promedios de 19.3 puntos, 7.8 rebotes y 22.3 de valoración. Números que le sirvieron para ser el segundo jugador más valorado del torneo tras el madridista Samba Thiago.

VÍDEO: Sedekerskis (de primer año) realiza una de las acciones del Europeo U16 (por Jorge Lorenzo)

Antes del lituano llegaron otros tres jugadores que componen un buen conjunto en categoría júnior, aunque ninguno de ellos compite ante los jugadores de su edad, si no que el vínculo que existe entre el Baskonia y la UPV Álava sirve para que éstos vayan compitiendo en liga EBA, donde la exigencia es superior a la liga júnior vasca. Carlos Martínez, Rinalds Malmanis y Daniel Bordignon Barbieri, dos europeos con mucha calidad y un brasileño que a sus 16 años ya disputó el Mundial U-19 defendiendo la elástica de su país. Además, Daniel es uno de los mejores interiores que se están formando en España de su generación, véase en el último campeonato de España júnior donde fue elegido MVP por delante de talentos como José Ignacio Nogués, Juan Alberto Hernangómez, Ferran Ventura, Marc García o Jonathan Kasibabu.

carlos-martinez-y-daniel-bordignon
Martínez y Bordignon realizaron la pretemporada con el primer equipo (foto: Baskonia)

Rinalds Malmanis es un alero letón que puede alternar las posiciones de alero y ala-pívot. Internacional con su país, está disfrutando de sus mejores promedios desde que llegó a Vitoria. Con el UPV Álava está creciendo, y con él en pista el equipo vinculado al Laboral Kutxa Baskonia gana intimidación defensiva y regularidad en ataque. Sus números en el presente curso están siendo de 10’4 puntos y 6’2 rebotes para 9’2 de valoración en 30 minutos. En el pasado campeonato de España ya dejó buenas sensaciones y estuvo a punto de guiar a su equipo hacía las semifinales en el partido de cuartos ante el FC Barcelona. En mayo tendrá (a priori) una nueva oportunidad para demostrar su crecimiento en el mismo escenario y evento que la temporada pasada, pues la localidad de Marín ya está deseando ver la progresión del báltico.

A quien también desean ver en la ciudad pontevedresa es a Carlos Martínez, el coruñés. Junto al catalán Marc García, podemos estar ante del segundo mejor jugador español de esta generación (1996). Físicamente y técnicamente es un jugador muy completo, al que su única pega en el juego es la irregularidad en el tiro, algo que por cierto viene mejorando temporada tras temporada. Nadie duda del talento de Martínez, quien ya ha ido en varias ocasiones convocado con el primer equipo baskonista (llegando a debutar el pasado mes de enero en un partido de Euroliga ante el Olympiacos). Es un jugador que promete mucho y trabaja diariamente para llegar a lo más alto, pero lo hace con humildad y siendo sabedor de la dificultad. Su temporada está siendo buena, aunque debemos destacar que estuvo lesionado, por lo que (quizás) no está a su mejor nivel físico. Aún así, promedia 13’1 puntos, 5’6 rebotes, 1’7 asistencias y 11’6 créditos de valoración en 30 minutos sobre el parqué. Un jugadorazo con todas las letras.

Por delante de ellos dos, está el brasileño. El MVP. El ‘nuevo Splitter’. Hablamos de Daniel Bordignon, quien con 20’3 de valoración por encuentro está siendo uno de los mejores jugadores en su grupo de liga EBA. El canterano del Laboral Kutxa Baskonia viene jugando mejor año tras año y quizás esté ‘perdiendo el tiempo’ en esta competición, donde suele alcanzar con facilidad el doble-doble. Al igual que hicieron con Diop la temporada pasada (aunque no salió bien), el Baskonia debería valorar ceder hasta final de temporada al brasileño al Araberri, equipo que le daría la posibilidad de seguir progresando en una competición mayor, la Adecco Plata. Para alcanzar esos 20’3 puntos de valoración, Bordignon anota 14’7 puntos y captura 9’3 rebotes.

Este año el Baskonia debería hacer algo grande en mayo. Es un mes importante para su cantera. El júnior juega el campeonato de España, torneo que resulta muy difícil ganar pero que podría servir para exponer a sus tres perlas del 96′ al escaparate, las cuales podrían ser las siguientes en llegar al primer equipo. Hacer un guiño al Real Madrid y FC Barcelona (también al Unicaja y la ‘Penya’). Algo complicado, sí. Pero no imposible, como si lo parecía en años anteriores. Josean Querejeta ha utilizado hasta hace escasos días (cuando Lamar Odom aterrizó en Bilbao) la palabra crisis, que deducimos puede estar siendo la clave por la que el Baskonia esté confiando más en su cantera. Que como podemos comprobar, viene creciendo sin hacer ruido.