Aleix Font, el líder silencioso de la cantera del Barça, convocado para la Copa del Rey. Conoce su historia

febrero 15, 2016

¿Lo compartes?

El FC Barcelona Lassa no podrá contar con Juan Carlos Navarro en la Copa del Rey, debido a una inoportuna apendicitis. El club catalán ha confirmado que en su lugar irá convocado el joven Aleix Font. Y podría decirse que no es ni mucho casualidad que él sea el elegido, porque Font es uno de los jugadores más importantes de la cantera blaugrana.

Hace un par de meses citábamos su nombre a la hora de destacar los jóvenes que más están brillando en la LEB ORO esta temporada. Hablábamos sobre cómo ejerce de líder silencioso. Pero su influencia no es nueva.

El barcelonés, un escolta de 1.95 metros y 17 años, fue galardonado como mejor escolta del Adidas Next Generation de Hospitalet en 2016 tras haber promediado 14.6 puntos (38.5% desde el triple), 6.2 rebotes, 2.6 asistencias, 2 recuperaciones y 18 de valoración en casi 25 minutos por encuentro. Su aparición en el quinteto ideal del torneo continental disputado en tierras catalanas es, solamente, su segundo reconocimiento individual tras un nombramiento como mejor escolta en el torneo de Parets cuando era infantil de primer año y vestía la elástica del JAC Sants barcelonés.

Sin embargo, a pesar de no acostumbrar a conseguir grandes números en su estadística ni estar considerado como uno de los mayores proyectos nacionales, es el prototipo de jugador que todo equipo necesita, por su entrega y su productividad en pista. Su inteligencia en pista le convierte en un jugador especial, sabe leer a la perfección los partidos y acostumbra a cometer pocos errores. Destaca por su eficacia desde la larga distancia (dos triples por partido en Hospitalet) y gracias a su mejora en técnica individual ha conseguido en el torneo Ciutat de l’Hospitalet ser ese líder que llevaba dentro.

Es la clase de jugador que no necesita tirar a canasta para ser importante en el juego del equipo, sabe lo que tiene que hacer y cómo lo tiene que hacer. No es mal pasador, aunque no es el pase ni la visión del juego su mayor virtud en la pista. A su juego quizás debería añadir más rebeldía, insistir más en los uno contra uno y aprovechar todo su potencial individual. Pero es muy, muy joven.

¿De dónde sale? La historia del líder silencioso:

La historia de Aleix Font y el baloncesto es una historia de amor. Se comenzó a escribir en su barrio cuando tenía 5 años y en sus primeros pasos ya se preveía que esto iba a ser un viaje largo. Y en este viaje, que no ha hecho más que comenzar, pasó por Irlanda antes de llegar a ‘Can Barça’. Este amor por la pelota naranja de Aleix Font llegó a su vida casi sin buscarlo.

Jugó dos años en Irlanda, con el modesto Templeogue Basketball Club

Vive en Sants, un barrio de Barcelona. Él comenzaba Primaria y sus padres querían que comenzase con alguna actividad extraescolar y él, al contrario que la mayoría de los niños que se sienten atraídos por el fútbol, probó suerte con el baloncesto en el JAC Sants, el equipo de su barrio. Fue un amor a primera vista, Aleix disfrutaba con el balón en las manos y le gustaba todo lo que rodeaba este deporte. Era su pasatiempo favorito y (casi) necesario. Necesitaba baloncesto para ser feliz en su infancia.

Cuando aprendió a botar la pelota y anotó su primera canasta solamente tenía 5 años. Durante el período de mini-basket estuvo siempre jugando en el JAC Sants, estudiaba por las mañanas en el Josep Tous y por las tardes entrenaba. Rutina que mantuvo durante un lustro de su vida. Después, por temas laborales de su padre, tocó decir ‘hasta pronto’ a sus amigos y se marchaba junto a su familia a Irlanda, donde estuvo dos años y tuvo la suerte de poder seguir haciendo lo que más le gustaba, jugando con el modesto aunque respetado en el país Templeogue Basketball Club, de Dublín.

Tras dos años en la capital irlandesa, regresaba a la ciudad Condal y también al JAC Sants para jugar en el infantil ‘B’. Volvió en 2010, cuando tenía 12 años y le tocaba competir ya en la canasta de los mayores. Fue el regreso soñado, ya que tras una gran temporada en el equipo de su barrio llamó la atención al FC Barcelona y desde entonces sueña y se divierte con el color azulgrana presente en su día a día.

Y en el club ‘blaugrana’ no ha parado de crecer. Pero siempre haciéndolo sin hacer ruido y manteniéndose a la sombra de grandes jugadores que llaman más la atención.

2014, cuando empezó todo:

Lo de Aleix es, en cuanto a menos, curioso y para elogiar.

FontEl año que le marcó baloncentísticamente hablando fue el 2014, en su segunda temporada como jugador de las categorías inferiores del FC Barcelona. Él no había ido siquiera a la selección catalana pero siempre ha contado con un gran talento que le hacía necesario en una generación (1998) del FC Barcelona que contra todos los pronósticos consiguió sorprender aquel año al Real Madrid de Luka Doncic y coronarse como campeón de España en la categoría cadete. Aleix fue clave en aquel éxito y esto valió una llamada desde la Federación Española de Baloncesto que le convocaba entre los 16 jugadores que prepararían el Europeo sub-16. Era la primera vez en su vida que Font recibía una llamada de este tipo.

De no ir al Campeonato de España de Selecciones Autonómicas con Cataluña a ser convocado por la selección española sub-16 para jugar un Europeo. Difícil de entender lo primero, lógico lo segundo tras un segundo año como cadete para enmarcar.

Desde el barrio de Sants hasta la Real Villa de Marín (Pontevedra) para, por primera vez, defender la elástica de la selección española en búsqueda de convencer al seleccionador y formar parte del equipo nacional que competiría en el Europeo sub-16. Aleix, que era el ‘rookie’ junto a Bernat Vanaclocha en aquella lista de 16 jugadores, tuvo suficiente con una semana de entrenamientos y un torneo amistoso para convencer al seleccionador y acudir a la cita continental junto a cinco compañeros del Barça.

Aleix EspAcudió al Europeo con el rol de ‘jugador de banquillo’, pero los mejores minutos del combinado español en aquel Europeo vinieron con Aleix en pista, lo que le llevó a pasar de jugador secundario a jugador imprescindible. De suplente, a jugar 28 minutos por partido y ser decisivo para la conquista de una meritoria medalla de bronce, primero anotó 19 puntos ante Polonia que valieron el billete para cuartos de final y después, en la lucha por el tercer y cuarto puesto, firmó un gran partido ante Turquía con 7 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias.

Su gran labor no pasó desapercibida y en 2015 -tras una temporada difícil donde vieron que era el Real Madrid quién alzaba los títulos a nivel nacional y la ‘Penya’ dominaba en Cataluña- Aleix Font volvía a recibir una llamada especial que le llevaría hasta las Palmas de Gran Canaria. El escolta culé era seleccionado entre los mejores talentos internacionales para concentrarse en el archipiélago canario durante varios días y entrenar con jugadores y entrenadores con pasado y presente en la mejor liga del mundo, en el Basketball Without Borders.

2016, el premio a la constancia:

En su segundo año siendo júnior y el último con la etiqueta de ‘jugador en período de formación’, Aleix sigue con la misma sonrisa que llevaba cada tarde a los entrenamientos del JAC Sants. Sigue siendo la misma persona que necesita el baloncesto en su vida para ser feliz, la que disfruta en cada entrenamiento y la que espera toda la semana a que llegue el fin de semana y sea día de partido. Y el 2016, un año importante para el júnior del FC Barcelona que intentará regresar a lo más alto tras un año en blanco, empezó premiando su constancia.

El Barça peleó y compitió ante el Real Madrid, rozó el título en Hospitalet pero -por tercer año consecutivo- fueron los blancos quienes salieron del torneo con el triunfo. No obstante, las sensaciones que el conjunto catalán transmitió en la ciudad hospitalense no fueron nada negativas, ya que tras un 2015 viéndose muy lejos de los de la capital de España se quedaron a solamente dos puntos del éxito. Y fue un torneo repleto de jóvenes talentos que a su temprana edad ya pueden presumir de haber dado sus primeros pasos en la élite. Palabras mayores para chicos de 16 y 17 años.

Y entre los jugadores más destacados del torneo, relucía la sonrisa de un Aleix Font que por entonces ni siquiera ha tenido la oportunidad de debutar en la LEB Oro con el filial del FC Barcelona. Este curso sí lo ha hecho y estaba dejando grandes sensaciones. Ahora le llega un premio aún mayor. Ser convocado para la Copa del Rey.

Aleix Font, con 18 de valoración por partido, mejor escolta en el ANGT de Hospitalet

Aleix Font, con 18 de valoración por partido, mejor escolta en el ANGT de Hospitalet 2016