Su historia es espectacular y refleja la buena labor que está haciendo Rob Orellana y todos los entrenadores que ayudan a jóvenes jugadores a progresar académica y deportivamente en la Canarias Basketball Academy. Hace doce meses eran pocos los que conocían a Yankuba Sima, una futura estrella que ha salido de la NBA.

Nacido en Girona, empezó a jugar a los servicios del Sant Josep Girona, equipo en el que anduvo hasta la temporada 2012-13. El verano pasado decidió emprender una nueva aventura en búsqueda de mejorar deportivamente y poder  combinar mejor el baloncesto con los estudios, por lo que abandonó a su gente más cercana para marcharse a vivir a Las Palmas de Gran Canaria y empezar a trabajar con la CBA. Su vida ha cambiado -a mejor- en todos los aspectos durante los últimos diez meses. Es la sensación del año en el baloncesto español y son muchos los que ya se frotan las manos, y es que su mejoría le convierte (al igual que ocurre con Sebas Saiz) en un proyecto de jugador muy interesante, tal está siendo su rendimiento que muchos ya piensan en él como el pívot del futuro de la selección española.

Es pronto para saber donde tiene el techo Yankuba pero los presentimientos son positivos. En diciembre de 2013 fue llamado por primera vez por la Federación Española de Baloncesto para concentrarse en Barakaldo. Allí causó buena impresión y Manolo Aller se fijó en él y más tarde, en Semana Santa, le llamó para debutar con la sub-18 en el prestigioso torneo de Männheim que se celebra cada dos años en Alemania. Fue en tierras germanas donde explotó y en mayo finalizó la temporada siendo el mejor jugador de la Canarias Basketball Academy en el Campeonato de España Junior. Tras unas semanas de descanso junto a su familia en su Girona natal sigue creciendo con España, siendo hasta la fecha el mejor jugador del combinado nacional en el Europeo sub-18.

La selección española sub-18 se encuentra en el tramo importante del campeonato y tras la derrota ante Grecia necesitan al menos una victoria en los dos próximos partidos para estar en cuartos de final. Está complicado, aunque bien, con Yankuba Sima jugando a este nivel más los destellos de calidad de Francis Alonso y Marc García los de Jota Cuspinera son capaces de ganar a cualquier combinado. Los números del interior gerundense de 2’07 m. de altura y que hoy cumple 18 años son de 10’3 puntos (52’3% en tiros de campo) y 13’3 rebotes por partido, siendo junto al lituano Domantas Sabonis el mejor reboteador de todo el campeonato. Sima, además, también reparte 1 asistencia, recupera 1 balón y realiza 3 tapones en los 36:30 minutos que juega por encuentro.

El futuro de Sima todavía es una incógnita a día de hoy, y es que ni el jugador ni su club actual (Canarias Basketball Academy) han comunicado nada al respecto. La CBA tiene opciones de salir la próxima temporada en la Adecco Plata, competición idónea para que Yankuba continúe con su proyección. Irse a Estados Unidos a jugar en un College (como anteriormente hicieron Sebas Saiz o Rubén Guerrero) es otra opción bastante interesante.