Formado en las categorías inferiores del Marín Peixegalego, Cedric Belemene no seguirá jugando a los servicios del conjunto pontevedrés la próxima temporada y seguirá formándose en una de las escuelas más prestigiosas de los Estados Unidos, la de Sunrise Christian Academy, por donde han pasado recientemente los internacionales en las categorías inferiores de la selección española Sebas Saiz (1994) y Rubén Guerrero (1995).

Natural del Congo, Cedric es un alero que a sus 18 años alcanza los 198 centímetros de altura y que destaca por su poderío físico y acierto desde la media-larga distancia. Es un buen reboteador y defensivamente es un jugador completo, ya que tiene facilidad para recuperar balones y resulta un jugador muy difícil de superar en el uno contra uno. Puede alternar la posición de alero con la de ala-pívot, de hecho, en el pasado Campeonato de España Junior (donde fue el MVP) jugó más por dentro que por fuera. Su historia ya os la contamos y es brutal. Fue descubierto por el mítico Anicet Lavodrama y éste le ayudó en venir a España para poder seguir progresando académica y deportivamente. Alberto Abalde, su primer entrenador en el modesto Peixegalego, le enseñó primero a botar la pelota y después a ser un jugador dominante en la categoría, consiguiendo de él que en apenas un año que fuese uno de los jugadores más destacados en el Campeonato de España Cadete de 2012 donde junto a Ted Kapita guió al ‘Peixe’ hasta la segunda posición. Algo histórico.

En el pasado Campeonato de España Junior también hizo historia al conseguir en un mismo partido 63 de valoración. Fue en la lucha por el séptimo puesto, un partido que sirvió de despedida de la que fue su casa. Ha sido una despedida inesperada, ya que el jugador y el club tenían la intención de seguir unidos la próxima temporada para continuar creciendo ambos en la liga Adecco Plata. No obstante y por cosas del destino, Cedric emprenderá una nueva aventura en el otro charco y allí podría acabar el bachillerato y continuar creciendo como jugador compitiendo en High School. Atrás deja exhibiciones brutales y al Marín Peixegalego en el lugar donde le corresponde, y es que con él el conjunto gallego ha disfrutado de cuatro años repletos de éxitos y alegrías.

Por su parte, es conveniente destacar que su hermano Romaric, formado en las categorías inferiores del Unicaja de Málaga, seguirá vinculado al equipo de la Costa del Sol y la próxima temporada disputará la liga Adecco Oro con el Clínicas Rincón de Francis Tomé.

Foto: Carlos Prada