Una futura estrella salida de la nada. La historia de Yankuba Sima es brutal, y es que en apenas dos meses ha pasado de jugar en el junior «B» del ya desaparecido Sant Josep Girona a ser uno de los proyectos más interesantes del baloncesto español de cara al futuro. La próxima temporada, después de haber deslumbrado a lo largo del pasado curso en la Canarias Basketball Academy, jugará en Estados Unidos a los servicios de Arlington Country Day, un Prep-School que le servirá para seguir progresando tanto académica como deportivamente.

Yankuba Sima era un ‘completo desconocido’ hasta el pasado mes de diciembre, donde sorprendentemente fue incluído por la Federación Española de Baloncesto para concentrarse en Barakaldo con la selección española sub-18. Ahí no era conocido ni por sus propios compañeros del combinado nacional pero causó buena impresión y se marchó de la ciudad vasca después de haber cuajado grandes partidos amistosos que convencieron a Manuel Aller para convocarle la pasada Semana Santa y jugar el prestigioso torneo de Männheim, torneo en el que dio un recital cerca de canasta, siendo uno de los mejores interiores y la revelación. Desde tierras germanas regresó a Gran Canaria para sellar la clasificación al Campeonato de España celebrado el pasado mes de mayo en Marín. En Galicia no consiguió guiar a la academia hacía octavos de final y tras tres partidos dio por terminada una temporada histórica a nivel personal, donde a base de trabajo había conseguido estar en boca de todos.

Antes de viajar a Estados Unidos para vivir una nueva experiencia estuvo en Konya (Turquía) junto a los mayores talentos del baloncesto español en el Europeo. Sima fue decisivo para que España acabase en un quinto lugar que les permitirá jugar el verano de 2015 el Mundial de Creta sub-19. Sus números en Turquía animan a pensar en un futuro prometedor para el jugador: 10’9 puntos, 12’1 rebotes y 2’1 tapones en 33.3 minutos por encuentro.

El pívot nacido en Girona hace 18 años ha querido atender a KIA en Zona para explicarnos los motivos por los que ha decidido marcharse a Estados Unidos cuando probablemente habría tenido sitio esta próxima temporada en la liga Adecco Plata a los servicios de la Canarias Basketball Academy. «Voy a Estados Unidos con un objetivo prioritario: terminar mi último año de estudios equivalente a segundo de bachillerato. Además, los objetivos que me he marcado para iniciar esta nueva etapa es el de jugar en un futuro próximo en la NCAA para desde la liga universitaria dar el salto al baloncesto profesional».

El jugador de 2’07 metros de altura no ha querido marcharse sin agradecer a la Canarias Basketball Academy lo vivido este año. «La CBA me ha aportado un cambio físico y técnico que antes no tenía y que me ha servido para mejorar en todos los sentidos».

Por último, Rob Orellana también ha atendido a KIA en Zona para hablarnos de Yankuba Sima, el último jugador que desde la academia canaria da el salto a Estados Unidos para continuar formándose como jugador y persona. «A lo largo de este año ha tomado unos pasos gigantescos por muchas razones: era consciente de que se le presentó una oportunidad única, apovechó el momento trabajando mucho y respondió al máximo. Gracias a su esfuerzo ha llegado hasta donde ha llegado (de momento a ningún sitio, tiene que seguir trabajando). Espero que se haya encontrado en la gorra del trabajo, aquí no somos magos, lo unico que hemos hecho es ofrecerle la oportunidad de trabajar todos los días (3 o 4 veces al día con algunos entrenaientos a las 06:00 a.m. incluso). Mucho camino por delante pero todo está a su alcance».