A lo largo de la última década en el baloncesto español hemos visto como distintos clubes repartidos por toda España han incorporado en sus categorías inferiores a jugadores africanos, los cuales no tardan en ser de los mejores jugadores en sus respectivas generaciones en categorías de cadete y junior. Sin embargo, hay pocos jugadores que han conseguido hacerse un hueco en la élite después de haberse formado en España como lo ha logrado Ibaka. Serge, internacional español y nativo en Congo, aterrizó en España de la mano del Club Bàsquet Hospitalet en 2006, cuando tenía 17 años. De Hospitalet a Manresa para debutar en la Liga Endesa y de ahí daría el salto hacía la NBA para continuar en 2009 su carrera deportiva en Oklahoma City Thunder. En su día descubrimos en ‘Kia en Zona’ a Cedric Belemene (MVP del Campeonato de España Junior y perla del Marín Peixegalego) y hoy es el turno para otros dos jugadores que han cuajado una brillante temporada en España jugando en liga EBA: Placide Nakidjim (Tuenti Móvil Estudiantes) y Edmond Koyanouba (Club Baloncesto Ferrol), promesas desde el Chad y que tratarán de seguir los pasos de Ibaka, un icono baloncentístico en Africa.

Situado en el Africa Central, el Chad es un país en el que el Franco continúa siendo la moneda principal y como en la mayoría de los países tiene al fútbol como deporte favorito entre sus más de diez millones de habitantes. Los chadianos presumen de haber tenido futbolistas compitiendo en la liga francesa, pero no solamente hay fútbol, el baloncesto y el boxeo son deportes que también gustan a la población.

El baloncesto fue, precisamente, el deporte que agradaba a Placide y Edmond, los cuales fueron descubiertos por el legendario Anicet Lavodrama, quien les facilitó en poco tiempo el poder seguir aprendiendo todo sobre el basket en la Península Ibérica.

Placide Nakidjim (1994), ala-pívot de 2’05 m. y actual jugador del Tuenti Móvil Estudiantes.

1931911_694786793905463_602397009_nPlacide Nakidjim llegaría a España en noviembre del año 2009 para jugar a los servicios del Estudiantes de Lugo, cantera del mítico Club Baloncesto Breogán. Vino con ideas claras y después de aprender movimientos y mejorar la técnica individual con entrenadores del filial lucense no tardó en convertirse en un jugador desequilibrante en la categoría cadete, llegando incluso a ir al Campeonato de España con la selección gallega a los pocos meses de haber aterrizado. Su evolución estaba siendo espectacular, fue tal que después de una temporada con una de las canteras más potentes de Galicia llamó a sus puertas el Real Madrid, club con el que disfrutó y continuó progresando Placide en sus dos años siendo junior.

La cosa no quedó ahí. En Madrid estaban encantados con él y decidieron seguir apostando en su primer año como senior después de los buenos resultados que dio en sus dos primeros años. Nakidjim realizó una temporada soberbia en liga EBA, promediando 11’6 puntos (55’6% en tiros de dos), 8’1 rebotes, 0’6 asistencias y 16’1 de valoración en 23:08 minutos por partido. Números que a pesar de rozar la perfección no le sirvieron para seguir formándose con el conjunto blanco, ya que los capitalinos decidieron no renovar su contrato. Cambió el blanco por el azul en el verano del 2013. Placide Nakidjim fichaba por el Tuenti Móvil Estudiantes, club con el que ha vuelto a brillar en liga EBA convirtiéndose en un habitual en los clásicos “quintetos de la semana” del club colegial.

Sus promedios este curso han sido de: 10’6 puntos, 6’2 rebotes y 12’1 de valoración en 23:10 minutos por encuentro. Aunque bien, es conveniente señalar que por culpa de una lesión no pudo jugar parte de la temporada en perfectas condiciones físicas. Visto lo visto este año es un jugador que puede competir en competiciones más altas (Adecco Oro o Adecco Plata), ya que es cierto que el salto desde la cuarta división del baloncesto español a la Liga Endesa es demasiado alto. Es importante que la próxima temporada, juegue donde juegue, cuente con minutos. Un apunte: ha disputado un torneo amistoso con el Ourense, club que ha organizado un circuito sub-22 y que ha servido para que Placide se gustase al ser galardonado con el MVP.

Edmond Koyanouba (1995), pívot de 2’07 m. y jugador del CB Ferrol.

319078_213313465469088_1619453710_nLa historia de Edmond Koyanouba es bien distinta a la de Placide, él «llegó tarde». El interior chadiano vino en verano de 2012 a España y también aterrizaba en Galicia, pero éste no aterrizaría en Lugo sino que en Marín, para jugar en categoría junior a los servicios del humilde Peixegalego. En su país él entrenaba a baloncesto pero no competía, por lo que todo aquello era nuevo para él y le costó adaptarse a su nueva vida.

Físicamente siempre ha sido un jugador superdotado pero técnicamente no ha sido hasta esta temporada cuando ha empezado a destacar. En Marín jugó un año (el club decidió no renovarle el contrato) y éste segundo ha disfrutado de minutos en Ferrol, a los servicios de la Sidreria Ferrol Club Baloncesto de liga EBA. Le costó adaptarse en su nueva ciudad pero conforme pasaban los partidos se estaba encontrando con su mejor versión y sus continúas exhibiciones en la recta final de temporada le han valido para una vez acabada la temporada estar entrenando con dos clubes españoles que tienen al primer equipo compitiendo en la Liga Endesa.

Sus números en su segundo año compitiendo en España han sido de 7’7 puntos (50’4% en tiros de campo), 7’1 rebotes, 0’8 tapones y 9’9 de valoración en 24:32 minutos por partido. Nada mal, y menos teniendo en cuenta que ha sido capaz de irse en un mismo partido hasta los 39 de valoración, tope personal. No sería de extrañar verle la próxima temporada competir en la LEB Oro (o Plata). Es un jugador que a pesar de no ser técnicamente una pasada es una garantía cerca de canasta y vista su progresión a lo largo del presente curso tiene muchas posibilidades de ser determinante en el día de mañana.

Fotos: Carlos Parada (CPH) y jomamaram Photos