Quiero ser mejor que mi padre

Podría ser una frase que firmaría cualquier niño que juega (y pierde) un 1vs1 contra su padre. Ese rival que el tiempo y el desarrollo físico acabará por tumbar. Pero cuando esa figura ha sido jugador de ACB y olímpico con España resulta una meta más difícil de alcanzar. O la motivación para reforzar una carrera que acaba de comenzar.

Siempre hemos tenido esa competencia entre nosotros. Jugó los Juegos Olímpicos para España y ese es también mi objetivo. El listón muy alto pero trabajaré para alcanzarlo“, afirma en declaraciones a la FIBA.

Santi Aldama se ha convertido en uno de los jugadores de moda durante el Europeo sub-18. No solo ha terminado cosechando el MVP del campeonato con unos números de 18 puntos, 7.6 rebotes y 22.9 de valoración, también ha sido determinante en los encuentros en los que España más ha sufrido. Sus 17 puntos en la segunda parte en la final, sus 17 puntos en cuartos para dar la vuelta a un partido controlado por Rusia…

España ha cosechado un oro difícil de explicar sin su aportación. A sus 18 años y con 2.11 de estatura su futuro se presenta prometedor. Un diamante por perfilar que ya está mostrando su brillo y que seguirá su formación en Estados Unidos. Una formación no solo baloncestística.

Creo que los estudios son realmente importantes. Ir a los Estados Unidos es una oportunidad increíble para estudiar y jugar baloncesto al mismo tiempo. En Loyola tienen un gran equipo, haremos grandes cosas. Por eso elegí ir allí“.

Ese tipo de determinación es algo que ya ha mostrado en el pasado. Con 14 años disputo la Minicopa con el Herbalife Gran Canaria y en años posteriores jugó con el Barça la Euroliga junior. Ninguno de ellos (tampoco el Real Madrid) pudo convencerle para abandonar su colegio, el Canterbury, con el que promedió 24.5 puntos, 11.8 de valoración y 31.5 de valoración en el último Campeonato de España junior.

Tira, penetra, asiste… Con 2,11m hace cosas que no he visto hacer a nadie desde Pau Gasol. Mirotic hacía cosas parecidas, pero lo de Santi es mucho más increíble. Si nada se tuerce va a jugar en la NBA seguro, sin ningún problema. Tiene que ganar cinco o seis kilos, no más de 10, de puro músculo. Y, entonces, no sé quién le va a parar”.

Son palabras de Davor Matkovic recogidas por El País, técnico croata que ha preparado a Aldama de cara al Europeo y antes de su salto a Estados Unidos. Su entrenador en el Canterbury, Santiago López, tenía claro desde hace tiempo su potencial.

“Lo que más destaca de él es su talento. Tiene mucho potencial y actúa como un auténtico veterano en la cancha. Sabe estar, comete pocos errores, tiene muy buena visión de juego y tiene desparpajo para liderar al equipo. No hay muchos jugadores que tomen tantas buenas decisiones como él a estas edades”.

¿Cuál será su techo? En Estados Unidos su campeonato también ha llamado la atención de los scouts. Muchos ojos estarán pendientes de su evolución en la NCAA y de sus próximos torneos con la selección.