El Club Baloncesto Herbalife Gran Canaria viene creciendo de forma destacada en las últimas temporadas. Está realizando un trabajo inmenso que de momento no es extremadamente visible pero que tiene como principal objetivo que el esfuerzo que se está poniendo en el presente se vea recompensado en el futuro.

A consecuencia de la dura situación por la que pasa el baloncesto español debido a la crisis económica, los clubes han buscado diferentes vías para poder seguir creciendo gastando menos dinero. Muchos equipos, entre los que se encuentra el equipo del archipiélago canario, han apostado fuertemente por subir un peldaño en sus categorías inferiores. El Herbalife Gran Canaria, al igual que otros muchos españoles, ha fichado prometedores jugadores del extranjero para potenciar su cantera, logrando así juntar a un buen número de chicos que a su temprana edad están llamados a formar parte del primer equipo en un futuro no muy lejano.

El ejemplo más claro es el de Walter ‘Edy’ Tavares, por quien el ‘Granca’ apostó cuando no sabía ni siquiera botar la pelota. Trabajaron bien con el caboverdiano, logrando hacer de él un pívot dominante en el ‘Viejo Continente’ y más tarde han recibido dinero por él desde Estados Unidos para que éste inicie su aventura norteamericana en Atlanta. Buscan esto. Fichar a coste cero (o muy barato), ayudar al jugador a crecer, darle la oportunidad, aprovechar su valía y finalmente hacer caja con él. Es la idéntica estrategia que ponen en práctica otros clubes como CAI Zaragoza, Movistar Estudiantes, FIATC Mutua Joventut, Baloncesto Sevilla o Montakit Fuenlabrada.

Y, para esto, el equipo grancanario ha confiado en un hombre de la casa como Juanmi Morales, ex-jugador y ahora director de la cantera del Herbalife Gran Canaria. Desde la llegada de éste al cargo de máximo dirigente de la cantera ‘pío-pío’, el conjunto insular se ha convertido en uno de los equipos con futuro más prometedor dentro del panorama nacional.

La temporada pasada el Herbalife Gran Canaria dio un paso al frente para continuar con el crecimiento de sus jóvenes jugadores al conseguir con su equipo ‘B’ ascender a liga EBA. Lo logró con un equipo repleto de canteranos, que esta próxima temporada alternarán el equipo júnior con el filial o el filial con el primer equipo. No solamente hay que formar jugadores y entrenadores, por encima de todos hay que formar personas y eso es fundamental. Los jugadores que le dan una importancia óptima a los estudios, estoy convencido de que acaban rindiendo mejor en la cancha, explica un contento y siempre ambicioso Juanmi Morales.

No priorizamos ganar, queremos que los jugadores jóvenes mejoren, apostar por nuestros jugadores, el objetivo del club es que tengan un equipo referente en el que jugar y al que representar, el Herbalife Gran Canaria, confesa el director de la cantera insular. Y, desde su retorno al equipo de su vida, no han parado de aterrizar prometedores jugadores a las categorías inferiores del club. Jugadores que están llamados a formar parte del futuro del club.

Rokas Gadiliauskas, Dzeiks Krumins, Pamor Diene, Biram Faye, Anzejs Pasecniks, Aleksander Balcerowski, José Antonio Blázquez, Willy Isiani, Mouhamed Barro o los chicos de la casa Joaquín Portugués, Saulo Román y Paulo Rodríguez,  son los nombres propios de la cantera insular. Los que están llamados a llegar al primer equipo del Herbalife Gran Canaria.

Los jugadores anteriormente mencionados tendrán la posibilidad de competir en categoría EBA a lo largo de la temporada 2015-16. Además, no sería de extrañar verles debutar en la máxima categoría del baloncesto español, y es que en el primer equipo y pendiente de lo que ocurre en las categorías inferiores está el experimentado entrenador Aíto García-Reneses, quien dio la primera oportunidad en la élite a muchos jugadores que a día de hoy son estrellas del baloncesto español.

¿Quiénes son y de qué son capaces a su temprana edad?

  • Rokas Gadiliauskas, pívot de 2.10 metros y 17 años. Afronta su segunda temporada como jugador del Herbalife Gran Canaria y en su primer año por el archipiélago mejoró mucho táctica y técnicamente. Es un interior al que le falta músculo para ser dominante en categoría senior, pero que gracias a su dominio de balón, velocidad y eficacia en tiros de media-larga distancia resulta desequilibrante en su categoría.
  • Biram Faye, pívot de 2.07 metros y 15 años. Físicamente es un jugador superdotado. Es un cadete que la temporada pasada ya dominó y fue clave con el equipo júnior del Herbalife Gran Canaria. Destaca por su potencia, es un pívot fuerte, móvil y agresivo de cara al aro que además asegura actividad e intensidad defensiva. Puede anotar desde 4-5 metros y técnicamente está creciendo llamativamente.
  • Willy Isiani, alero de 2.03 metros y 18 años. Lleva varias temporadas formándose en la isla y está considerado como una de las mayores promesas del baloncesto georgiano. Es un alero con buen cuerpo, que destaca por su actividad defensa y las múltiples variantes que puede aportar ofensivamente al equipo. Peca de irregularidad en tiros de campo, no acostumbra a meter muchos puntos.
  • Pamor Diene, pívot de 2.08 metros y 17 años. Un interior con envergadura y altura privilegiada que aprovecha para ser determinante cerca de canasta, pero que además cuenta con un destacado a la vez que sorprendente dominio de balón. Puede anotar desde la media-larga distancia con frecuencia y asegura rebotes e intimidación en defensa.
  • José Antonio Blázquez, alero de 2.00 metros y 18 años. Tras formarse en el Baloncesto Torrelodones y pasar la pasada temporada por el Baloncesto Sevilla, el exterior albaceteño e internacional sub-16 en 2013 con España llega a Gran Canaria para ser pieza fundamental del filial. Es un alero fuerte, al que le gusta jugar con versatilidad de cara al aro y que acostumbra a meter muchos puntos en transición. Es rápido, tiene buen físico y defensivamente destaca por su intensidad. Un jugador que suma mucho y no acostumbra a hacer ruido.
  • Aleksander Balcerowski, pívot de 2.12 metros y 14 años. Es una de las mayores promesas del baloncesto polaco y llegó a Gran Canaria para la temporada 2014-15. Es un jugador con amplio margen de mejora y que no decepcionó en su primer año lejos de su Polonia natal. Pívot alto, ágil, móvil, con buen cuerpo y que trabaja mucho y muy bien cerca del aro. Suma puntos y rebotes con facilidad, además aprovecha su dotada envergadura para ser un dolor de cabeza constante en defensa. Intimida, tapona y recupera balones. Es de los jugadores más destacados en Europa de la generación del 2000.
  • Dzeiks Krumins, escolta de 1.98 metros y 18 años. Uno de los jugadores más prometedores de Letonia, clave el curso pasado en la buena temporada del júnior grancanario. Es un escolta que destaca por su facilidad para anotar y eficacia desde la larga distancia. Tiene muchas variantes en ataque y gracias a su notable dominio de balón puede ser él mismo quien se genere sus propios tiros.
  • Saulo Román, base de 1.91 metros y 17 años. Es, sin lugar a dudas, uno de los mayores proyectos de la cantera ‘pío-pío’. Está llamado a ser el base del futuro del Gran Canaria, aunque necesita mejorar en el aspecto defensivo del juego y ser más constante en ataque, practicar un baloncesto más sencillo. Es un director muy creativo, con buena técnica individual y que acostumbra a jugar un juego atrevido y atractivo, lo que le lleva en muchas ocasiones a perder balones.
  • Joaquín Portugués, base de 1.86 metros y 20 años. El jugador tinerfeño ya estuvo en dinámica con el primer equipo la temporada pasada y en la presente campaña lo continuará estando, aunque tendrá la oportunidad de tener un rol más protagonista en el equipo filial de liga EBA que le permitirá seguir creciendo. Es un director de juego que no destaca precisamente por su buena visión o anotar con facilidad, es un jugador que suma en diferentes aspectos del juego que no aparecen en la estadística. Buen defensor, activo e intenso… que debería ser más regular en ataque. Está progresando.
  • Mouhamed Barro, pívot de 2.06 metros y 20 años. En su día fue uno de los interiores más dominantes en categorías inferiores, pero no ha progresado estos últimos años como se esperaba a consecuencia de no haber podido competir en una categoría exigente con continuidad. Es un interior con buen físico, activo y que asegura rebotes y actividad defensiva. Es muy potente y debe mejorar –para ser más determinante- el juego de cara al aro.
  • Paulo Rodríguez, alero de 1.99 metros y 15 años. Otro de los mayores proyectos en el equipo del archipiélago y que todavía será cadete la próxima temporada. Un alero con buen físico, que práctica un juego versátil de cara al aro y que gracias a su buen dominio de balón resulta un jugador difícil de defender en situaciones de uno contra uno. Importante que aumente sus porcentajes en tiros desde la larga distancia, actualmente peca de ser un jugador irregular en el triple. Es rápido, ágil y defensivamente suma mucho por su actividad.
  • Anzejs Pasecniks, pívot de 2.16 metros y 19 años. Es uno de los jugadores más interesantes de la generación de 1995 en Europa. Un pívot alto, con buen cuerpo y cada vez más dominante y con más recursos cerca de canasta. Ha llegado a Gran Canaria para alternar el filial con el primer equipo, es un pívot que asegura rebotes e intimidación defensiva. Ha sido habitual en las categorías inferiores de Letonia y ha llegado a la isla después de haber debutado en la élite del baloncesto con el VEF Riga, el club más importante del país báltico.