Fue uno de los momentos clave del España – Serbia. En pleno vendaval ofensivo de los de Scariolo (51-39), Nikola Jokic perdía los nervios con uno de los árbitros tras una señalización y terminaba expulsado.

Este es el momento:

En la rueda de prensa posterior al encuentro, Sasha Djordjevic daba un toque de atención a su jugador tras su error y le avisaba de cara a los próximos compromisos:

No me ha gustado la estúpida reacción de mi jugador (Jokic) cuando debía estar sobre la cancha. Podríamos haber pedido con él, ¿por qué no? Pero el equipo es mejor con él y debería haber seguido sobre la pista. Tiene que mantener el control y ser uno de nuestros líderes“.

Es un episodio que tenemos que aceptar, analizar y esperar que no vuelve a ocurrir“.

Serbia se enfrentará ahora a Argentina en cuartos de final.