El Estados Unidos-Turquía fue un partido muy duro. Muchos contactos y mucho desgaste físico en un partido que se acabó llevando la selección estadounidense en la prórroga (93-92). Fue el primer gran test de esta selección USA, que en el primer partido había ganado con más comodidad ante la República Checa, pero que sufrió muchísimo ante los otomanos.

Tras el encuentro, Donovan Mitchell fue preguntado por la dureza y del mismo y en zona mixta contó que Ricky Rubio, su ex compañero en Estados Unidos, le había enviado un mensaje después del partido. En él ponía: “Bienvenido a FIBA”, en alusión a la dureza del baloncesto internacional (fuente: John Schuhmann).

Donovan Mitchell no jugó un buen partido frente a Turquía: se quedó en 9 puntos con un mal 3 de 12 en lanzamientos (0 de 3 en tiros de 2 y 3 de 9 en triples) en 29 minutos en cancha, a los que sumó 4 rebotes y 4 asistencias. Los jugadores turcos acumularon muchas faltas. Scottie Wilbekin acabó expulsado con 5, al igual que Semih Erden. Ilyasova y Osman terminaron con 4.