Es normal que Aleksandar Petrovic estuviese excitado. Su selección de Brasil acababa de remontar y ganar un partido contra una de las favoritas, Grecia, en un duelo que se decidió en los segundos finales. Y quizás en la rueda de prensa esa emoción le superó un poco.

Cuando los periodistas preguntaron a Anderson Varejao por qué creía que habían ganado este partido, el hermano de Drazen interrumpió al finalizar la respuesta y dio su emocionado punto de vista.

«¿Puedo decir una cosa? Por qué es maravilloso este deporte? En el otro lado tienes a un tío que ha ganado el MVP, que tiene 23 años, ¿y quién le ha parado? ¡El tipo que tiene 40 años le ha pateado el culo en la pista!», decía Petrovic ante un sorprendido Varejao. «¡Eso es el baloncesto!». 

Acto seguido dio un golpe de emoción en la mesa y procedió a salir de la sala de prensa, antes de que le recordaran que tenía que quedarse hasta el final. Con «el tipo que tiene 40 años» se refería a Alex García, de 39 años, quien compartió con Bruno Caboclo principalmente la tarea de defender a la máxima estrella del torneo. Giannis terminó con 13 puntos y 4 rebotes.

Anteriormente el seleccionador de Brasil ya había explicado por qué frenar a Giannis no le preocupaba. Había otros dos jugadores griegos a los que temía más.

«El asunto más importante es que hemos demostrado que tenemos varios jugadores para parar a Antetokounmpo», aseguraba Petrovic. «Ayer estaba más preocupado por cómo parar a Sloukas y Printezis, y eso es lo que ha pasado hoy, hemos tenido más problemas con ellos que con Antetokounmpo. Como todo el mundo sabe, jugamos contra ellos en el torneo preolímpico, y Croacia les frenó de una forma similar a nosotros hoy. Cuando estaba preparando este partido mucha gente incluso en Brasil bromeaba sobre cómo íbamos a parar a Antetokounmpo. Llevo seis meses. En el momento de la semifinal entre Toronto y Milwaukee, ya tenía en mi mente cómo parar a Antetokounmpo. Pero el problema hoy para nosotros era cómo parar a Sloukas y Printezis».