La presencia de Ben Simmons en la Copa del Mundo, con Australia, era uno de los grandes alicientes de la competición, pero finalmente no veremos a Simmons jugando en las canchas de China. El propio Ben Simmons lo ha confirmado mediante un comunicado:

“Quiero hacer saber a todos que tras consultar con mis representantes, he tomado la difícil decisión de no estar en la Copa del Mundo de China este verano. En cualquier caso, iré a Australia para mis campus y entrenaré con la selección en los amistosos previstos.

Estoy muy ilusionado con el talento que tenemos en este equipo, pensando en 2020, donde estaré orgulloso de representar a mi equipo en el mayor escenario mundial del deporte, los Juegos Olímpicos de Tokio. Finalmente hemos decidido que es mejor que regrese en septiembre a Philadelphia para conocer a mis nuevos compañeros y prepararme para la próxima temporada.

Quiero dar las gracias a la federación de Australia por su apoyo y comprensión y estoy deseando empezar a trabajar con mis compañeros y entrenadores de selección en las próximas semanas para empezar a trabajar hacia nuestro gran objetivo: ganar una medalla en los Juegos”.

Australia, lo que queda de Río

En los pasados Juegos, Australia presentó un equipo liderado por un juego exterior explosivo con Patty Mills y Matthew Dellavedova y un trío interior formado por Andrew Bogut, Aron Baynes y el veterano David Anderson. Cuando hubo problemas con las faltas, aparecieron jugadores de rotación como Brock Motum o Ryan Broekhoff. En las alas, menos pólvora, pero mucho trabajo. Por allí destacaba un viejo conocido de la Liga Endesa: Joe Ingles.

Pensando en 2019, en el Mundial de China, lo más posible que los jugadores del 84 no estén en la selección. Es el caso de Damian Martin, con poco protagonismo en Rio, pero sí parece que seguirá Andrew Bogut, que sí fue más importante en Brasil. Tampoco parece que vaya a estar David Andersen.

A Mills (del 88), Dellavedova (del 90), Motum (90), Broekhoff (90) y Bairstow (90) les queda seguro al menos un ciclo olímpico y, posiblemente junto a Baynes (1986), formen el esqueleto principal de la Selección, más lo que viene por detrás…