5 puntos. Esa es la distancia que ha separado a Grecia de seguir viva en el Mundial (a expensas de lo que hubiese ocurrido en el Estados Unidos – Brasil). La selección griega ha ganado por 84 a 77 a la República Checa pero son los checos los que siguen con vida en el Mundial. Grecia debía ganar por 12 o más puntos para tener opciones.

Tras irse al descanso por detrás en el marcador, el equipo griego reaccionó de la mano de Calathes (el mejor del partido con 27 puntos y 5 triples) y Thanasis Antetokounmpo, que aportó intensidad y puntos desde el banquillo. Giannis arrastraba problemas de faltas de la primera parte (3 personales) y terminó eliminado a 5:32 de la conclusión del encuentro (12 puntos, 9 rebotes y 4 asistencias).

En la República Checa volvió a destacar la dirección de Tomas Satoransky (13 puntos, 8 rebotes y 9 asistencias) mientras que Bohacik fue el mejor con 25 puntos. Los checos ahora deben esperar una victoria de Estados Unidos ya que, en caso de que ganase Brasil, se clasificarían tanto USA como los brasileños.