Ha sido el partido del Mundial. Estados Unidos ha estado más cerca que nunca de perder su primer partido en un gran torneo desde 2006, cuando también en un Campeonato del Mundo Grecia les superó en semifinales. Su potencial verdugo ha sido Turquía, que ha llegado a tener dos situaciones con el partido tremendamente a su favor pero que no ha sabido culminar. Finalmente los americanos han vencido por 93 a 92.

La primera de ellas ha transcurrido durante los 40 minutos reglamentarios. Turquía entraba en la última posesión con 2 puntos de ventaja, teniendo que defender una posesión para ganar. Y tras una buena defensa el balón caía en las manos de Tatum. El alero norteamericano recibiría una falta a solo una décima de la conclusión del encuentro, lo que le permitía lanzar 3 tiros libres. Anotaría solo 2 y mandaría el partido a la prórroga.

La segunda ha sido incluso más sangrante. Turquía vencía por 92 a 91, restaban 10 segundos en el reloj y Dogus Balbay había recibido una falta antideportiva. Los turcos fallaron 4 tiros libres consecutivos y dieron la opción a Estados Unidos de llevarse el partido si anotaba en la última posesión. Khris Middleton no la desaprovechó, recibiendo una falta y anotando sus dos tiros libres.

El último tiro de Ilyasova (el mejor de Turquía con 23 puntos y 14 rebotes), ya a la desesperada, no entró. Y Estados Unidos sigue con pleno de victorias tras sobrevivir a un partido que podría haber cambiado el curso del Mundial, ya que la derrota de Grecia habría llevado ambos, Estados Unidos y Grecia, dos de las favoritas, a un duelo en la segunda fase… para no caer eliminadas.