Probablemente su nombre no te suene mucho si no eras fan de los Mavs o Clippers hace una década, o si no seguías la liga universitaria, pero hace 15 años Nick Fazekas se ganó el sobrenombre de “Mr. Basketball-Colorado” por sus números espectaculares en el instituto y la universidad, donde fue nombrado en tres ocasiones mejor jugador de su conferencia y la Universidad de Nevada le retiró su numero el pasado mes de febrero. Ahora juega en Japón y para Japón. ¿Cómo ha llegado hasta ahí?

La carrera de Fazekas se estancó nada más salir de la universidad. Solo llegó a jugar 26 partidos en la NBA, y después de un training camp con Denver se vio fuera de la liga. Era 2008, y entonces el siguiente paso lógico era intentar ganarse la vida en Europa. Fichó primero por el Base Oostende belga, para después pasar a la liga francesa con ASVEL y  JDA Dijon. El resultado fue nefasto para él deportiva y personalmente.

“Mi experiencia europea fue horrible”, reconoció Fazekas en una entrevista reciente con Forbes. “No disfruté jugar en Europa, no disfruté básicamente nada de Europa cuando estuve allí. Y es una pena. No recibía los cheques a tiempo. Tenía problemas para ponerme de acuerdo con los entrenadores en ocasiones. Cuando estaba en Bélgica pensaba que me había roto el dedo pulgar, así que pedí un partido de descanso y al día siguiente me cortaron. Fue una experiencia mala en general. En Europa el baloncesto es diferente al de Asia, más defensivo, y no se parece casi nada a lo que hay en la NBA o incluso en Japón. Así que no encajé. No estaba feliz, era joven y aún estaba amargado por no haber conseguido jugar en la NBA. Eso tampoco ayudó”. 

Después de regresar a Estados Unidos para jugar en la liga de desarrollo durante una temporada, a Fazekas le llegó la oportunidad de ganar una buena cantidad de dinero en la liga de Filipinas. Después de su mala experiencia económica en Europa y del bajo salario de la liga de desarrollo decidió aceptar esa oferta, lo cual terminó siendo su puente hacia la liga japonesa donde encontró el equilibrio entre el bienestar económico y familiar. Pero su primera intención no era terminar en Japón.

“Pensé mucho en irme a jugar a China. Realmente quería irme a China por el dinero, y porque muchos jugadores de la NBA van a China, y sentía que podía ser una forma de volver más adelante”, decía Fazekas. “Pero en aquel momento no había mucho interés por mí en China, y eso me enfadó bastante. Al mismo tiempo, sabía que este podía ser un buen trabajo temporal. Lo acepté y fue la segunda mejor decisión de mi vida, después de elegir la Universidad de Nevada”. 

Fazekas llegó a Japón en 2012 y firmó con los Toshiba Brave Thunders, que se mudaron a Kawasaki en 2016. Desde entonces los Brave Thunders han ganado tres títulos con Fazekas como máximo anotador (líder en puntos de la liga japonesa en cuatro ocasiones), y el jugador ha asegurado su futuro económico en una liga en la que ha empezado a entrar bastante inversión en las últimas temporadas y que quiere convertirse en una alternativa a la liga China.

Las palabras de Sebas Saiz explicando su nuevo destino: jugará en Japón

La experiencia japonesa ha sido tan buena que Fazekas se ha nacionalizado japonés y jugará con la selección de Japón en la Copa del Mundo de China.

“No fue nada complicado tomar la decisión”, aseguraba Fazekas. “Mucha gente me pregunta si fue una decisión difícil pedir la ciudadanía japonesa, pero lo hablé en casa con mi mujer y decidimos que era lo que íbamos a hacer. No creo que haya nada malo en ello. Piense lo que piense la gente, fue una decisión buena para mí y para mi familia, y también para mi carrera y para mi futuro. Así que por eso decidimos hacerlo. Además, con el pasaporte japonés te permiten entrar en más países que con el estadounidense, ¡así que hemos mejorado también en eso!”.