Un partido en el que Australia llegó a tener una máxima de 15 puntos y en el que Francia no se puso por delante en el marcador hasta el último cuarto. Francia ha conseguido la medalla de bronce en la Copa del Mundo al imponerse a Australia por 67-59.

Andrew Albicy, con 3 triples en el último parcial, acabó siendo decisivo para la remontada del equipo de Vincent Collet, en un duelo en el que De Colo brilló con 19 puntos y Fournier aportó otros 14. En Australia, Patty Mills se quedó en 15 puntos y Joe Ingles se fue hasta los 17.

Esta medalla es la segunda que consigue Francia en la historia de los mundiales, después del bronce que alcanzaron en la Copa del Mundo de 2014, en España. Australia tuvo muchos problemas para anotar en la segunda parte, en la que se quedó en solo 29 puntos entre los dos cuartos.