No vimos la mejor versión posible de este Team USA en su estreno en el Mundial, pero tampoco fue necesario para que Estados Unidos se impusiera sin problemas a la República Checa por 67 a 88.

Los primeros minutos de Estados Unidos en la Copa del Mundo no fueron precisamente bonitos. Más allá de la inspiración de Kemba Walker, los puntos de los estadounidenses llegaron sobre todo en situaciones de aclarado, sufriendo con un pobre acierto exterior y una nula presencia en el rebote ofensivo. Los checos aguantaban el pulso llevados de la mano por Tomas Satoransky, pero les faltaba punch cuando el base de los Chicago Bulls se marchaba al banquillo. El primer cuarto se cerraba con un 14 – 17 que dejaba aún con alguna esperanza a la República Checa.

Esas esperanzas se acabaron rápidamente. El nivel defensivo de Estados Unidos subió en los últimos minutos del primer cuarto y durante todo el segundo cuarto, y gracias a eso comenzaron a separarse. Pudimos ver dos principales tipos de sistema defensivo de EEUU, cada uno con sus pequeñas variantes:

  1. Con Myles Turner (u otro pívot) en pista: línea exterior agresiva en las líneas de pase, como siempre, intentando pasar los bloqueos por delante o por detrás pero sin cambio, y dirigiendo a los atacantes hacia el centro de la zona con Myles Turner ejerciendo de protector del aro.
  2. Sin Myles Turner (u otro pívot) en pista: línea exterior agresiva en las líneas de pase, como siempre, pero cambiando mucho en los bloqueos, aprovechando la ausencia de un pívot para hacer valer la polivalencia defensiva de jugar con cuatro aleros y un base.

Las pérdidas empezaron a apilarse del lado checo. Terminaron con 8 la primera mitad, que se convirtieron en 13 puntos tras pérdida y 9 puntos al contraataque para los estadounidenses. Al descanso, República Checa 29 – 43 Estados Unidos.

‘La España de Ricky echa a andar’. Crónica del España-Túnez

No hubo demasiada historia después del descanso. Mientras Satoransky estuvo en la pista los checos fueron competitivos, pero Ronen Ginzburg sabe que las batallas de la República Checa son otras, y que no tenía sentido quemar a Satoransky en un partido que ya se les había escapado.

Popovich, por su parte, repartió minutos e hizo nuevas pruebas. Los minutos que en la primera parte disputó Brook Lopez en este caso se los brindó a Miles Plumlee. Su acierto en triples fue subiendo con el paso de los minutos, y terminaron con un 10/26 (38%). Marcador final, República Checa 67 – 88 Estados Unidos.

Probablemente lo más destacado del partido, además de la defensa estadounidense, hayan sido las pruebas de Popovich. El entrenador de los Spurs realizó sustituciones rápidas y continuas, intercambiando por ejemplo a Kemba Walker y Marcus Smart cada tres o cuatro minutos, utilizando solo durante 26 segundos a Brook Lopez en el primer cuarto, o con unos cuantos minutos en los que jugaron sin pívot en la pista. A seguir para próximos partidos: la batalla en el rebote ofensivo (perdida hoy por 6 a 9) y la defensa de la línea de 3 (8/18 – 44% para la República Checa).

Kemba Walker se ha erigido como líder del equipo. Donovan Mitchell será su relevo cuando descanse. Myles Turner será el ancla defensiva. Y precisamente eso, la intensidad defensiva, será lo que verdaderamente marque la diferencia entre Estados Unidos y la gran mayoría del resto de selecciones. Los de Popovich pueden pasar muchos apuros en ataque al depender en exceso de la inspiración individual, y tendrán que apoyarse en su defensa para dominar, crear oportunidades en transición y compensar así esos problemas.

La variante de defensa sin pívots no parece muy útil en el futuro contra Serbia, Australia o Francia, pero sí que servirá contra equipos sin juego interior potente. La ventaja que tienen es que Myles Turner es un pívot todoterreno al que podrán utilizar como defensor de aro, como hemos visto en esta ocasión, pero que también puede quedarse emparejado con atacantes exteriores si Popovich decide cambiar en los bloqueos, cosa que no es igual de viable con Lopez o Plumlee.

Próximo choque, Estados Unidos vs Turquía el martes a las 14:30. Turquía ha ganado con facilidad a Japón en la primera jornada y será un rival mucho más complicado que los checos.