Ya conocemos cuál será el camino de España para intentar llegar hasta los cuartos de final: primero Italia, y luego Serbia. Era el camino más previsible desde que se conoció el sorteo de los grupos… y no va a ser una tarea fácil, precisamente, y menos viendo el nivel al que ha jugado España hasta ahora.

El rival del viernes será Italia. El del domingo, la todopoderosa Serbia. Y la selección de Scariolo está obligada a ganar al menos uno de esos dos partidos para entrar en cuartos de final. Con dos derrotas estaría eliminada.

Más o menos podemos intuir cuáles son los puntos fuertes de cada equipo, especialmente con Serbia. El talento de sus quintetos y de algunos de sus jugadores de NBA y Euroliga salta a la vista. Pero, ¿cuáles son sus puntos débiles? ¿Por dónde puede meter mano España a estas dos selecciones?

Italia:

  • Han hecho los deberes contra los equipos más débiles, pero también suman derrotas ante los rivales de mayor nivel tanto en los amistosos (perdieron con Grecia, dos veces con Serbia, Rusia, Francia y Turquía), como en el torneo (Serbia).
  • Filipinas y Angola no son varas de medir válidas para saber qué podemos encontrarnos con los italianos, que aguantaron como pudieron en el último partido contra Serbia pero estuvieron lejos de ponerles en problemas. En cierta medida, son toda una incógnita.
  • Problemas desde la línea de tiros libres: los italianos solo han metido el 69.8% de sus tiros libres en lo que va de torneo, entre las 10 peores selecciones.
  • Desconexiones y anarquía. Históricamente la selección italiana ha contado con mucho talento en los últimos años, pero casi siempre han encontrado la manera de desperdiciarlo. Principalmente haciendo la guerra por su cuenta y pecando de demasiado individualismo en los momentos decisivos.
  • Las partes más débiles de su quinteto, el base y el cinco, coinciden con las más fuertes del quinteto español. Ricky Rubio y Marc Gasol deberán marcar las diferencias para compensar el mayor talento italiano en el resto de posiciones.
  • Italia está entre los equipos que más balones pierde de entre todos los que van a pasar a segunda ronda: 14.3 por partido. España, por su parte, está entre los que menos: 11 por encuentro.

Serbia:

  • Sus peores minutos contra Italia llegaron cuando los italianos elevaron el contacto físico y les rompieron el ritmo. Los italianos lo pagaron entrando pronto en el bonus, pero el equipo serbio estuvo mucho menos eficaz en ataque y más precipitado, acumulando más pérdidas. Con un elevado nivel de contacto y bajando el ritmo de juego pueden desconectarse, aunque se pague en faltas y tiros libres. No es que el barro les vaya tampoco mal, pero es mejor que permitir que su ataque fluya con sencillez.
  • Serbia intenta evitar que Nikola Jokic tenga que jugar de cinco. Le colocan de cuatro y suele jugar con otro pívot más alto, como Milutinov, Raduljica o Marjanovic. En Estados Unidos la mejor versión de Jokic ha llegado junto a otro interior, pero uno de tipo flexible (Paul Millsap). Los experimentos con otros pívots grandes no han ido tan bien, y un equipo que juegue con un interior y cuatro jugadores abiertos puede causar problemas en la defensa serbia, aunque después tengan que solucionar la papeleta de cómo frenar a Jokic y su acompañante en el otro lado de la pista. (También es cierto que Italia intentó esta estrategia, Djordjevic puso por fin a Jokic de cinco con Bjelica de cuatro… y rompieron el partido).
  • Serbia también está entre los equipos que más balones pierde de entre todos los que van a pasar a segunda ronda: 14.3 por partido, las mismas que Italia. España, por su parte, recordamos que está entre los que menos: 11 por encuentro.

El resumen del partido entre ambos de la primera fase (77-92 para Serbia):