Herbalife Gran Canaria 107-92 Montakit Fuenlabrada

Las dos torres de salida… y un chute de energía

Apuesta por los centímetros del Granca. De salida, el Herbalife Gran Canaria salió con Balvin y Pasecniks para intentar castigar al Fuenla. Con 8-12, se sienta Balvin y entra Pablo Aguilar. Tampoco funcionó y el Fuenla cogió la primera máxima (10-16). Desde el banquillo, la salida de Luka Rupnik dio un impulso más al Montakit Fuenlabrada con dos triples que abrieron brecha (14-24). Fue el primer gran punto de inflexión de un partido en el que el Fuenla, recordemos, se presentaba sin Marko Popovic y Blagota Sekulic, dos de sus mejores jugadores, lesionados. Luis Casimiro no repitió esta fórmula de salida en el tercer cuando; repitió Balvin, pero salió Baez en lugar de Pasecniks. El pívot, eso sí, aprovechó sus centímetros y se aprovechó de la baja de Sekulic: anotó 18 puntos Balvin, su mejor marca de la temporada (25 de valoración).

Excelente acierto en un primer tiempo salvaje

Tres de tres en triples firmaba Pablo Aguilar mediado el segundo cuarto, con el pabellón coreando su nombre. En ese momento los canarios firmaban un 7 de 9 en triples y los centímetros de Balvin hicieron daño anotando, reboteando y protegiendo su aro. Dos elementos clave para dar la vuelta al partido (44-37) y poner al Granca por delante al descanso, pese a que el Fuenlabrada firmase su mejor anotación al descanso de esta temporada (58-52 para el Granca; la anterior marca del Fuenla al descanso eran los 46 puntos que metió al Retabet Bilbao Basket). Un primer tiempo también de récord para el Granca, que son sus 58 también batió su mejor marca de la temporada en Liga Endesa al descanso. Pablo Aguilar acabó el partido con 18 puntos (5/6 en triples) y 21 de valoración.

Buena circulación del Herbalife Gran Canaria

Buscando siempre el extra pass o posiciones libradas, el Herbalife Gran Canaria encontró buenos tiros durante buena parte del encuentro, algo que facilitó los grandes resultados que presentó en porcentajes. Sus bases pudieron superar la siempre complicada presión en línea exterior que ejerce el Montakit Fuenlabrada a sus rivales. Un buen ejercicio de circulación que se tradujo en un elevado número de asistencias, un baremo en el que estuvieron durante todo el partido por encima del equipo dirigido por el Ché García.

Aumento del nivel defensivo en el segundo tiempo y pocas faltas

Especialmente en el tercer cuarto. El Herbalife Gran Canaria aumentó el nivel de tensión y rigor defensivo tras el descanso y eso le permitió aumentar la diferencia al final del tercer periodo (79-67). Un buen ejercicio colectivo que se saldó con muy pocas faltas señaladas en este periodo, pero que dificultó los ataques del Fuenla y redujo sus porcentajes de acierto (la La 1ª del Herbalife Gran Canaria fue señalada a 13 segundos del final del tercer cuarto). Decisiones que no sentaron nada bien al club fuenlabreño, que expresó su malestar a través de dos tuits:

Factor ambiental en el pabellón

El Herbalife Gran Canaria jugaba en casa y el pabellón respondió. Buen ambiente, aunque menos caliente que el que se vivió en Vitoria el año pasado. Los aficionados canarios empujaron a los suyos en momentos de dudas, como en el primer cuarto, con las primeras ventajas del Montakit Fuenlabrada. En el último cuarto el Fuenlabrada no llegó a dar la sensación de poderse acercar cuando la diferencia se mantenía por encima de los 10 puntos y la inercia era totalmente ganadora para los canarios. El único susto llegó a falta de dos minutos, cuando el Fuenla se puso a 8 (98-91). Un triple de Pablo Aguilar sofocó la rebelión del Che.